editorial

Cuando no hay excusas

Mientras la actividad económica general ofrece algunos signos de recuperación en las mediciones interanuales, la industria...
lunes, 27 de abril de 2015 · 04:08

Mientras la actividad económica general ofrece algunos signos de recuperación en las mediciones interanuales, la industria sigue en retroceso. Según las cifras difundidas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, durante marzo la actividad registró una contracción del 1,6% respecto del mismo mes del año pasado, con lo que ya suman veinte los meses consecutivos de caída.

Las dificultades que enfrenta la actividad industrial para despegar se relacionan con múltiples factores, la mayoría vinculados con la crisis internacional y las consecuentes restricciones externas, entre ellas –la más importante-, la disminución notable de las exportaciones a Brasil.

Pero hay otros factores que nada tienen que ver con los problemas de las finanzas globales, sino más bien con limitaciones derivadas de la falta de inversión en infraestructura, omisiones normativas y otros que dependen de medidas no necesariamente determinadas por las carencias económicas.

Según una encuesta realizada por la Fundación Observatorio Pyme, el 10% de las pequeñas y medianas empresas sufrieron en los últimos tiempos problemas en los ciclos productivos debido a inconvenientes en el acceso a energía y la eficiencia en el servicio de producción y distribución, las condiciones de la infraestructura urbana para evitar inundaciones, la falta de regulación de actividades económicas que derivan en contaminación ambiental y la inseguridad en los territorios deben formar parte de la agenda de política pública.

El informe reconoce los avances registrados en la última década en materia de infraestructura para el desarrollo industrial, pero al mismo tiempo advierte que "existe todavía un profundo déficit de infraestructura local básica que afecta a las pymes industriales y a su competitividad”.

En el caso particular de los cortes de energía, el estudio calcula que las interrupciones abruptas afectaron, según la duración de los cortes y los costos indirectos que se producen por la paralización del proceso productivo, entre el, 0,5% y el 5% del total de las ventas anuales.El déficit energético fue un problema de grave incidencia en nuestro Parque Industrial de El Pantanillo durante muchos años.

Para solucionarlo, hubo algunos  aportes provisorios, como la localización de generadores a gas oil, pero la solución estratégica llegó hace un par de meses, cuando el gobierno provincial inauguró la nueva estación transformadora en ese lugar, con una inversión cercana a los 20 millones de pesos, que dotará de energía al parque industrial de manera permanente, sin los riesgos de los cortes sorpresivos que afectan la producción.

En muchas oportunidades los problemas productivos son de difícil abordaje pues dependen de factores externos. Pero a veces la solución depende de una planificación adecuada respecto de la orientación de los recursos para la inversión en infraestructura, como en el ejemplo señalado.

En estos casos, no hay excusas relacionadas con la incidencia de causas exógenas que valgan.

Otras Noticias