viernes 14 de junio de 2024
EDITORIAL

Apremios para todos

Por Redacción El Ancasti
Las denuncias por apremios ilegales por parte de efectivos policiales se han vuelto tan comunes en Catamarca como los días de lluvias en este año húmedo, plagado de inundaciones.
La última denuncia conocida, presentada por Roberto Herrera, oriundo de Los Altos, imputa a efectivos de esa localidad del departamento Santa Rosa haber golpeado a sus cuatro hijos a la salida de un boliche. Pero no es un caso excepcional, aislado, sino el último de una larga lista de denuncias de similar calibre y contenido. 
El 6 de abril pasado, en Tinogasta, una mujer denunció que policías golpearon y arrastraron a su hijo adolescente en una fiesta de estudiantes secundarios.
Jorge Luis Arias denunció en Fiscalía General que fue apaleado brutalmente por efectivos durante su arresto el 26 de marzo, en el barrio San Jorge. 
El 16 de marzo, un adolescente de 17 años al que le intentaron robar el celular, fue confundido por personal de calle con el ladrón. Según su denuncia, el hecho derivó en agresiones por parte de los policías. 


Una mujer denunció que el 9 de marzo dos policías de la comisaría departamental de Recreo golpearon y amenazaron de muerte a su hijo de 14 años.


Un joven denunció que el 8 de marzo fue víctima de apremios por parte de uniformados de la comisaría de Alijilán, quienes lo golpearon tras haberlo sindicado como el autor de un robo. 


El 24 de febrero, según lo declarado por María Lourdes Rodríguez, tres guardiacárceles golpearon hasta lesionar gravemente a Pablo Vildoza, un interno del Penal de Miraflores.
El 23 de febrero, un joven de 17 fue golpeado por efectivos policiales dentro del domicilio de su abuela, en La Viñita, según la denuncia presentada en Fiscalía General. 
Juan José Ríos acusó a efectivos policiales de darle una paliza el 3 de febrero en la comisaría Décima y de dejarlo esposado dos días en ese lugar. 
El 25 de enero, Iván Sánchez habría sufrido una brutal golpiza por parte de policías a la salida de un boliche en la localidad de Balcozna.
El 9 de enero, Ismael Bambicha fue internado en el Hospital en estado de inconsciencia, con graves politraumatismos en la cabeza, pérdida de piezas dentales, quebradura de tabique y otras heridas producidas, según sus familiares, por efectivos policiales en el barrio Vial.
Se trata de episodios acaecidos solo en lo que va del año. A esta lista deberán agregársele otros, que no son denunciados por temor o por pesimismo respecto de la chance de que los casos sean investigados y los culpables castigados.
La mayoría de las denuncias, cuando involucran a efectivos policiales, no son receptadas por su pares, por lo que es una práctica habitual que se radiquen directamente en la Justicia o se difundan a través de los medios de comunicación gráficos. En estos casos, las fotografías que se les toman a las víctimas constatan la presencia de heridas de consideración, consecuencias, presuntamente, de los apremios ilegales.
No obstante la cantidad y gravedad de las denuncias, en general parecen no prosperar, pues luego no se conoce el recorrido que ha tenido la investigación de estos casos.
Es de esperar que con los últimos cambios efectuados en la conducción de la Secretaría de Seguridad, se agilicen las investigaciones para delimitar las responsabilidades que eventualmente les pudiera caber a los policías denunciados, y se generen las acciones que correspondan para evitar que cesen estos abusos y delitos.




Las denuncias por apremios ilegales por parte de efectivos policiales se han vuelto tan comunes en Catamarca como los días de lluvias en este año húmedo.




Seguí leyendo

Te Puede Interesar