sábado 28 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Oportunidad histórica

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
Después de 27 años y un sinnúmero de amagues que nunca se concretaron en iniciativas concretas por ausencia de voluntad política, finalmente un proyecto de reforma de la Constitución provincial será debatido en la Legislatura.

El anuncio de que la gobernadora Lucía Corpacci convocará a sesiones extraordinarias de ambas cámaras para debatir el proyecto acabó con las especulaciones respecto de la fecha de su tratamiento. De todos modos, la incertidumbre persiste en cuanto a los plazos para su aprobación y el momento en que se convocará a elecciones de convencionales constituyentes.

El proceso de reforma arrancó en septiembre pasado, cuando la primera mandataria provincial hizo el anuncio oficial, y continuó en los meses siguientes con el trabajo de la Comisión Consultiva y de Participación Ciudadana, que recogió inquietudes de distintos sectores con representatividad social para elaborar un informe con más de 250 aportes que fue entregado oficialmente el pasado 30 de diciembre.

No se han conocido exhaustivamente cuáles han sido esos aportes, pero en general tienden a consolidar el sentido del proyecto original enunciado por Corpacci, que apunta a actualizar una carta magna perimida y a dotarla de herramientas innovadoras y necesarias para transparentar el funcionamiento de numerosas instituciones provinciales. 

El proyecto original tiene la virtud de haber recogido muchas de las inquietudes expresadas por la sociedad en estos años, aunque quizás más respecto a lo que hay que cambiar, porque está mal en lo relativo a las propuestas concretas para cubrir los vacíos. 

La eliminación de la reelección indefinida para los cargos de gobernador y vice; la limitación de los fueros de legisladores y funcionarios sujetos a juicio político; la ampliación de las sesiones ordinarias desde el 15 de febrero hasta el 15 de diciembre; la instalación de la carrera administrativa para los trabajadores de las reparticiones del Estado provincial con concursos hasta el cargo de Director, la implementación de concursos para el ingreso al Poder Judicial; la obligatoriedad en la educación desde el nivel inicial y hasta completar el ciclo secundario y la creación de figuras con rango constitucional como el Consejo de la Magistratura, el Defensor del Pueblo, la Oficina Anticorrupción y el Observatorio de Derechos Humanos, constituyen algunas de las propuestas de reforma a las que muy pocos se pueden oponer, a riesgo de quedar mal parado ante la opinión pública.

Otras propuestas vinculadas a la reforma serán seguramente materia de debate, como por ejemplo la posibilidad de una legislatura unicameral o el sufragio optativo para los jóvenes de entre 16 y 18 años. Y es altamente saludable que éste se dé en el ámbito parlamentario luego de tanto tiempo y de que en el proceso participaran, previamente, los particulares o las organizaciones que decidieron hacerlo. Apertura a la iniciativa no puede objetársele. 

De modo que no se observan argumentos de peso para postergar el tratamiento del proyecto de ley que declare la necesidad de la reforma. Se trata de una oportunidad histórica para mejorar la calidad institucional de la provincia, y en función de esa trascendencia debe encararse con responsabilidad el último tramo del debate antes de la convención. 





Seguí leyendo

Te Puede Interesar