viernes 2 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
EDITORIAL

Al margen de las turbulencias

Una de las críticas que se les suele hacer a los dirigentes políticos, en especial a los que ostentan cargos ejecutivos,...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
Una de las críticas que se les suele hacer a los dirigentes políticos, en especial a los que ostentan cargos ejecutivos, es que son improvisados. Es decir, que gestionan "sobre la marcha”, atrapados en la coyuntura, sin demasiada planificación a mediano plazo, mucho menos desde una perspectiva estratégica.

Tal vez consciente de tales imputaciones, pero además porque una buena gestión requiere programación, proyección y organización, el vicegobernador Dalmacio Mera viene organizando una serie de Foros que se denominan "Catamarca del Futuro”, en los que se traza un diagnóstico de la situación provincial -sus potencialidades, restricciones, desafíos, oportunidades- y se debaten acerca de los proyectos estratégicos para su desarrollo.

En la jornada del lunes pasado, presentó las conclusiones de la primera etapa de estos foros, que abordaron temas como Educación, Salud, Niñez y Adolescencia, Juventud, Seguridad, Infraestructura y Servicios Públicos y Estado Inteligente.

Iniciativas como las mencionadas deben saludarse con entusiasmo. Pero también debe señalarse que diagnósticos de esta naturaleza significan escaso aporte si solo quedan en una etapa preliminar a la ejecución de los proyectos.

No es la primera vez que en la provincia se abren foros donde se debaten las problemáticas centrales de la provincia. Algunos de ellos, incluso, han convergido en el diseño de planes de gobierno de largo alcance, como por ejemplo el Plan Estratégico Consensuado, elaborado mediante talleres en los que participaron diversos actores institucionales y de la sociedad civil durante la década del ´90. 

Algunos de los programas y proyectos surgidos de este trabajo se aplicaron, aunque parcialmente, pero muchos otros, la mayoría, fueron ignorados. Y no precisamente por falta de financiamiento para la ejecución, sino de voluntad política, negligencia o incompetencia. De hecho resultó paradójico que, contando con el listado de proyectos surgidos de los debates participativos, los recursos aportados por la actividad minera hayan sido tan mal utilizados. 

En el ámbito de la ciudad Capital, en 2003 se elaboró con criterios parecidos el Plan Urbano Ambiental, un programa de gobierno para San Fernando del Valle de Catamarca con un horizonte de 20 años. En este caso el plan comenzó a aplicarse, pero el cambio en el signo político de la gestión interrumpió el proceso.

Es de esperar que los aportes realizados por los foros organizados por la vicegobernación sirvan para algo más que para poner en evidencia la preocupación que embarga a algunos dirigentes por plantear, por ahora en el plano teórico, las soluciones a los problemas estructurales de la provincia.

Los planes estratégicos contienen políticas públicas de largo alcance, que son superadoras de las gestiones particulares y deben estar al margen de las turbulencias de la coyuntura política. Todos coinciden con el enunciado, pero son pocos los capaces de plasmar este postulado en la praxis política.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar