EDITORIAL

Otro problema en el centro de la escena

Ya es un lugar común señalar que la Educación....
viernes, 16 de mayo de 2014 · 06:00

Ya es un lugar común señalar que la Educación sufre una profunda crisis de la que le cuesta salir pese a las sucesivas reformas que se han implementado en los últimos años.

Pero a los problemas pedagógicos, que se reflejan claramente en los pobres resultados de las evaluaciones que se hacen periódicamente, se les debe sumar recurrentemente los conflictos gremiales en torno fundamentalmente a cuestiones de índole salarial.

En el caso específico de Catamarca, una vez arribado a un acuerdo salarial entre Gobierno y gremios docentes, y cuando podría encararse un debate serio y profundo sobre cómo mejorar los aspectos estratégicos de la educación, viene a ocupar el centro de la escena otro de los problemas comunes que afectan a la actividad y que paralizan el normal desarrollo de las clases en numerosas escuelas de todo el territorio provincial: el pésimo estado edilicio de los establecimientos.

Solo en la primera quincena de mayo se han conocido numerosos casos de establecimientos educativos que han debido suspender sus actividades por los problemas en su infraestructura. Y en la mayoría de ellos han llegado a conocimiento de la opinión pública por la movilización de la comunidad educativa, en especial los padres de los alumnos. Lo cual hace suponer que podría haber muchos casos más que no han logrado trascendencia tal vez por la ausencia de una voluntad orientada a dar cuenta de esa situación.

Basta repasar las páginas de EL ANCASTI de las últimas dos semanas para obtener un inventario de los conflictos suscitados por las defecciones edilicias:La escuela N° 378 de Los Altos estuvo 60 días sin clases por paredes electrificadas y pérdidas de agua, entre otros inconvenientes.

El jardín de infantes de la Escuela N° 323 de La Viñita estuvo varios días sin clases en el turno tarde, debido al deterioro de la grifería y de los sanitarios en los baños. El anexo de la Escuela Gobernador José Cubas, frente a la plaza de San Isidro, Valle Viejo, permanece cerrado desde hace más de un mes por daños causados por las lluvias.

La escuela secundaria Nº2 "Jorge Newbery" estuvo esta semana sin clases dos días por problemas en los sanitarios. Por el mismo problema se suspendieron las clases en la escuela Nº 484 de Las Pirquitas, Fray Mamerto Esquiú.También los padres de los niños del jardín de infantes de Siján debieron cortar una ruta para lograr que se agilicen los trabajos de recuperación de las aulas dañadas. Además, siempre por complicaciones edilicias, estuvieron suspendidas las actividades en las escuelas N° 995 "Samuel Lafone Quevedo – José Pío Zisneros” y la N° 703 "República de Venezuela”, de Andalgalá, la N° 283 de la localidad de San Pedro, en Capayán, y la de la villa de El Alto.

La decisión de trasladar la responsabilidad de la refacción y mantenimiento de los edificios escolares desde el ámbito del Ministerio de Educación al de Obras Públicas, en el entendimiento de que las soluciones iban a ser más expeditivas y eficaces han sido, a juzgar por los resultados, un fracaso.La educación tiene demasiados problemas intrínsecos a su funcionamiento como para sumarle, cada vez con mayor frecuencia, dificultades relacionadas con edificios en condiciones más que precarias.  

  El pésimo estado de algunas escuelas es otro de los problemas que afectan a la educación y que paralizan el normal desarrollo de las clases.

Más de

Otras Noticias