Editorial

Alineamiento político y ayuda nacional

lunes, 12 de mayo de 2014 · 06:00

Uno de los argumentos de campaña del Frente para la Victoria en Catamarca en 2011, cuando Lucía Corpacci enfrentó en marzo de aquel año en los comicios provinciales al candidato del Frente Cívico y Social, Eduardo Brizuela del Moral, era que resultaba necesario alinear al Gobierno provincial con el nacional.

Detrás de aquel argumento había más que razones ideológicas o vinculadas con un proyecto político. Se señalaba, sin dejar lugar a dudas, que la identidad política entre ambas gestiones le permitiría a la Provincia recibir más apoyo de la nacional. Esto es, más fondos para financiar programas especiales o la realización de obras públicas, por ejemplo.

En este último rubro, el de la obra pública, el balance, luego de casi dos años y medio de gobierno del Frente para la Victoria en Catamarca es más bien desalentador. Precisamente durante 2011, el último año en el que gobernó la provincia el Frente Cívico, Catamarca recibió más financiamiento nacional para obra pública que en los dos primeros años de la gestión de Corpacci.

Según la consultora Noanomics, nuestra provincia recibió en 2013 un 3% menos de recursos para el destino mencionado respecto de dos años antes. Podrá señalarse, con razón, que entre ambos períodos hubo un freno notable al crecimiento económico, lo que explicaría la menor disponibilidad de dinero para invertir en obras.

Si bien el argumento es atendible, y ciertamente el promedio general de lo invertido en 2013 es menor al de 2011, debe apuntarse, no obstante, que hubo siete distritos que vieron incrementar la obra pública en sus respectivos territorios en 2013 respecto de 2011. Esos son los casos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Tierra del Fuego (el crecimiento alcanzó el 31%), Misiones (16%), Formosa (14%), Neuquén (13%), Río Negro (5%) y Chaco (4%).Catamarca no es el único caso de provincias de la región con gobiernos kirchneristas que se han visto afectadas por la disminución de la obra pública en sus territorios. También han resignado fondos en ese concepto en 2013 respecto de 2011, La Rioja (-4%), Jujuy (-5%), San Juan (-7%), Santiago del Estero (-9%), Salta (-10%).

Pero sin dudas, dentro del noroeste argentino, la más perjudicada ha sido Tucumán -cuyo gobierno hace años está alineado con la Nación-, que vio caer en el mencionado período un 47% los ingresos de recursos destinados a obras.Las cifras se refieren a los fondos para obras efectivamente ejecutadas o comprometidas, y no a las incluidas en la Ley de Presupuesto nacional que todos los años vota el Congreso.

En esa ley generalmente se incluyen obras -incluso algunas durante varios años seguidos-, que finalmente no se llevan a cabo. Una de ellas, anunciada por la propia gobernadora al poco tiempo de haber asumido, es la de la presa Potrero de El Clavillo, que, una vez concretada, solucionaría los problemas energéticos de la región. Sin embargo, nada indica que los trabajos vayan a comenzar en el corto plazo.

La experiencia indica, por lo tanto, que el alineamiento político no garantiza apoyos nacionales, mucho menos incondicionales.Más positivo que esperar pasivamente esa ayuda será procurar generar los mecanismos legales que garanticen una distribución equitativa de los recursos federales en el territorio nacional.  

 La experiencia indica, por lo tanto, que el alineamiento político no garantiza apoyos nacionales, mucho menos incondicionales. 
Más de

Otras Noticias