El fantasma de la apatía

lunes, 22 de junio de 2009 · 00:00
En la última semana de la campaña, con Luis Barrionuevo ya fuera de la cancha, el Gobierno centra exclusivamente sus dardos en el kirchnerista Frente para la Victoria. Las declaraciones del gobernador Eduardo Brizuela del Moral cuestionando el fallo de la Cámara Electoral Nacional que derribó las aspiraciones de continuar en el Congreso del sindicalista, la repentina preocupación por su ausencia en la grilla de alternativas, precedidas por manifestaciones en el mismo sentido de los candidatos oficialistas, pretenden seducir al electorado barrionuevista huérfano, en alguna medida para mermar el volumen de su traspaso a otras propuestas de identidad peronista pero, sobre todo, para evitar que el kirchnerismo recupere voluntades que había perdido en un escenario cuyo horizonte era la disputa por el liderazgo de la oposición en Catamarca. La resolución de esta reyerta quedó en suspenso y no se dará el próximo domingo, al menos en forma directa. Los candidatos K evitaron entrar en el debate propuesto por el primer mandatario, pero el interventor del PJ, Gerónimo Vargas Aignasse, tomó el guante y consignó que la sentencia en contra de Barrionuevo es un golpe también a la estrategia de dividir el voto justicialista que el radicalismo provincial viene aplicando con innegable éxito desde 1991.+++++Es que, objetivamente, la pelea electoral entre Barrionuevo y los kirchneristas favorecía las chances del oficialismo, al partir en forma significativa al peronismo en una interna que se libraría en las generales. El FCS confiaba en obtener el primer puesto con comodidad y una buena diferencia a favor, mientras las dos facciones peronistas mayoritarias se disputaban el segundo puesto. Pero caído Barrionuevo, la interna del PJ no tendrá correlato electoral. El esquema K apunta ahora a reinsertar la dirigencia que se había incorporado a la opción del gastronómico al margen de las diferencias de fondo que pudiera tener con él, interesada más por los posicionamientos internos en el justicialismo. En el FV evalúan que el nuevo panorama es propicio para un reagrupamiento en función de compromisos a futuro y de la normalización partidaria. De ahí que Vargas Aignasse haya replicado de inmediato el discurso pro-barrionuevista del FCS. El interventor sale a la caza de los justicialistas que se quedaron sin ventanilla para votar, no sólo contra el resto de las alternativas peronistas sino contra la propia alianza radical: el senador nacional y candidato a la reelección Oscar Castillo, ligero, hizo sonar hace poco un cencerro convocante al pedir que el FCS abriera espacio a los peronistas que no se sienten contenidos por el PJ.++++++ Estas disputas despiertan escaso interés en la sociedad, aunque el microclima de la política las viva febrilmente. El tramo final del proceso electoral se inicia en un marco de profunda apatía. Al margen de quien gane y quien pierda, el temor que empieza a generalizarse es que se reitere una jornada como la de marzo de 2005, cuando la abstención y el voto en blanco superaron a los votos positivos de todos los participantes de la elección, en una inequívoca manifestación de rechazo al conjunto de la dirigencia política, sin distinción de banderías. La inquietud aqueja más que nada a los candidatos, puesto que los votos que obtengan el domingo serán la vara para medir la validez de las aspiraciones en las gubernamentales de 2011. Todos, radicales y peronistas, quieren llegar pertrechados de legitimidad a las negociaciones previas por los espacios, y una perfomance exigua será un argumento de peso para quienes se opongan a las pretensiones de los protagonistas de la contienda del domingo. Lo saben los radicales Oscar Castillo y Genaro Collantes, los kirchneristas Lucía Corpacci y Dalmacio Mera y los postulantes de los partidos y alianzas que pretenden romper la polarización, que llegado el momento querrán meterse también en la brega en función de lo que saquen. El fantasma de la apatía atormenta a quienes quieren proyectarse en sus carreras políticas.++++++Razones de espacio impidieron la publicación de la totalidad de las cartas que llegaron a la redacción de El Ancasti con motivo del Día del Padre. Lamentablemente, fue imposible satisfacer el deseo de publicación de todos los lectores en la fecha tan cara a los sentimientos y se impuso una necesaria selección entre una gran cantidad de escritos. Las disculpas del caso para quienes no pudieron ser incorporados en la sección de cartas al director de ayer.

Comentarios

Otras Noticias