domingo 22 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Revelaciones de la crisis

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de septiembre de 2006 - 00:00
Tal vez traer el tema de los "bochazos" por insuficiencia educativa, precisamente en el mes de los estudiantes, equivalga a "nombrar la soga en casa del ahorcado", como dice el refrán, pues no hay duda de que septiembre es, punta a punta, tiempo de celebrar la educación, las escuelas, los educadores, y ya se ha señalado, los estudiantes.

Lo menos que podría decirse es que ciertamente quien se atreviera a menear un asunto tan antipático en esta etapa del calendario correría el riesgo de ser tildado de aguafiestas, de intruso que se solazara arrojando piedras en unos días en que sólo debieran intercambiarse azahares, rosas y pámpanos.

Pero las noticias llegan sin tomar en cuenta estos ciclos privilegiados, de modo que no queda otra alternativa que prestarles oído y confiar en que todo tiempo sea oportuno para advertir sobre la necesidad de prevenir los fracasos, en este caso, mediante la exhortación al estudio.

“Clarín” de ayer da cuenta de que “sólo seis de los 389 aspirantes a ingresar a la planta administrativa del Hospital López Lima de General Roca, en la provincia de Río Negro, aprobaron el examen de ortografía y cultura general” y que “la prueba era parte del proceso de selección de personal”.

El diario destaca que la ingrata revelación no fue sorpresiva, pues algo muy parecido había sucedido anteriormente cuando la selección de personal se hizo en Cipolletti. En esa oportunidad sólo 5 de los 189 aspirantes superaron, la prueba.

La directora general de Recursos Humanos de la provincia -detalla la noticia- declaró que más que sorprenderse por tan desalentadores resultados, le llamaron la atención “sobre todo porque no eran temas difíciles”. Explicó que “en general lo que se pide es básico: temáticas simples sobre lengua, matemática, lo que había salido en el llamado y lo que se ve en la secundaria".

Por su parte, las autoridades de Salud decidieron bajar el nivel de exigencia al 70 por ciento, con lo cual el número de aspirantes aprobados se elevó a 29. La información dice por último, que los concursantes, todos con nivel medio de educación completo, debieron responder a un cuestionario de 25 preguntas.

Que los egresados de la escuela media no puedan responder correctamente pruebas de dificultad mínima, y esto en proporción tan alarmante, es asunto que debe considerarse en cualquier época del año, y tal vez nunca mejor que en septiembre, momento propicio para que estudiantes y educadores cobren conciencia de que las celebraciones se justifican sólo cuando hay qué celebrar. De lo contrario, estremece la discordancia entre festejos que revelan fantasía inagotable y productividad educativa que más bien debería acompañarse con austeridad festejadora superlativa.

En la noticia de “Clarín" hay un dato en apariencia secundario que debería llamar a la reflexión. Es el que apunta que ante la realidad desnudada por las pruebas de selección, las autoridades “decidieron bajar el nivel de exigencia al 70 por ciento", única forma, por lo visto, de poder cubrir las necesidades de personal en los centros públicos de salud de Río Negro.

Ese adaptarse a la pobreza educativa configura la prueba más acabada de que la crisis, en el ámbito de la formación de las nuevas generaciones, ya está limitando el horizonte del país -el fenómeno no parece ser sustancialmente distinto en el resto de las provincias-, por lo cual debe hablarse ya, del fracaso escolar, no únicamente como de frustración individual, sino además de quebranto general.

Septiembre debería ayudar a pensar en estos temas. "Los que por siempre tienen de estudiantes para toda la vida el corazón, tal como reza la olvidada canción, se sentirían mejor si pudieran en estos días festejar, con derecho, esa condición dorada de estudiantes.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar