viernes 20 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El frenesí de la carrera política

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
4 de septiembre de 2006 - 00:00
Tanto las vocinglerías como los silencios marcan los ritmos de la carrera política hacia el 2007, pero en este marco nada es posible asegurar. Las situaciones pueden variar sustancialmente de un momento a otro por la dinámica de los acontecimientos. Hace un mes atrás, por ejemplo, el conjunto de la clase política daba por descontada una alianza entre el kirchnerismo y el Frente Cívico y Social. Si hasta el diputado Collantes, en nombre del Gobernador, participaba de reuniones del grupo de radicales K que se sumaban al proyecto presidencial. Pero sin que existieran motivaciones reales para pensar en variantes, dirigentes nacionales encabezados por Zanini respaldaron una posible candidatura de Lucía Corpacci durante un acto realizado en el Club Banco de Catamarca. Horas antes, la hija del extinto Sebastián Corpacci había proclamado a los cuatro vientos que no existía posibilidad alguna de que ella acompañe al Frente Cívico. Y una semana más tarde, viene Mazzón y rejunta al peronismo dentro del Frente de la Victoria, lo que es señal clara de que las posibilidades de arreglar con los radicales se van desvaneciendo.



******



Pero en medio de la movida peronista hubo otros hechos que influyeron para el cambio de posiciones. La Convención nacional de la UCR proclamó desde Rosario que los que apoyen a la Casa Rosada quedan automáticamente fuera del partido, lo que se habría analizado meticulosamente en la provincia. Y hasta habrían surgido consejos de no romper filas con la conducción nacional e intentar retener el poder con la reelección del actual gobernador, en virtud de que conserva excelentes niveles de imagen ante la opinión pública. Éste y no otro fue el debate profundo que sostuvieron Brizuela del Moral y un grupo de dirigentes en la ciudad de Santa María. No se resolvió nada, pero está claro que hay cambios en el horizonte político, aunque repetimos que nada es seguro ni definitivo. Sin embargo, los tiempos se acortan y a nadie debería extrañar que se repitan movimientos impensados en los próximos días o semanas.



******



La idea del Estado ausente mantiene vigencia plena en casi todo el funcionamiento de la sociedad. Tiempo atrás criticamos con dureza las protestas sectoriales motivadas por cuestiones absurdas -rejilleros que reclaman por fuentes laborales inexistentes o empleados de empresas de la construcción que le van a cobrar al Gobierno porque sus patrones dicen que no tienen plata-, pero la rueda de los descontroles puede seguir dando muchas vueltas y afectar los derechos individuales, la propiedad privada o el cumplimiento de elementales requisitos legales. En ese orden podemos incluir la situación de muchos presos que salen por las calles y cometen delitos, con lo cual van a juicio sin haber completado la condena del delito anterior. Ni hablar del tránsito y la falta de controles, que como se sabe determina cifras crecientes de accidentes que le cuestan al Estado verdaderas fortunas y el desborde del hospital público hasta el punto del colapso. En todos los casos y muchos otros cuya lista se haría interminable, no se nota la actitud prudente pero ejecutiva de los funcionarios en nombre del Estado, y entonces las cosas derivan invariablemente por los peligrosos senderos del “qué me importa” que conduce a las anarquías sociales.



******



A todo el aquelarre sin reglas de juego que puede apreciarse en estos tiempos se suma la moda de los asentamientos sociales en diferentes puntos de la ciudad que tampoco pueden conjurarse. En los cuatro puntos cardinales del Valle Central es posible detectar grupos de familias que fueron ganando derechos por la vía de la usurpación de tierras. Por cierto que después se generan problemas legales que terminan imponiendo cuantiosos gastos al Estado por la ineptitud de funcionarios que son rápidos para cobrar los sueldos y aprovecharse de las prebendas del poder, pero hacen la vista gorda a situaciones irregulares que podrían ser evitadas con un mínimo de celo y responsabilidad. Las últimas novedades en la materia estuvieron dadas por la ocupación de aproximadamente 25 familias de los monoblock que por el sismo del 7 de septiembre de 2004 habían sido inhabilitados. En aquella oportunidad, quienes vivían allí, fueron ubicados en barrios de la Vivienda. ¿Qué pasó con los monoblock? Fueron abandonados a su suerte... y al tiempo fueron ocupados por quienes no tienen un techo y al parecer no les importa que haya peligros. Es decir, por inacción, se crearon las condiciones para que los pobres lo habiten de prepo.



******



En materia de salud ya se sabe que las cosas no andan muy bien porque el sistema muestra evidentes signos de saturación. Los informes especiales dados a conocer por este diario señalaron con elocuencia que, a pesar del esfuerzo de la gente, la demanda pública sufre de innumerables problemas que, para peor, tienden a agravarse. Resulta poco menos que increíble que para conseguir un turno de atención haya que esperar uno o dos meses, con lo cual humildes ciudadanos quedan expuestos a profundizar las enfermedades y hasta morir sin poder ser asistidos. O que los casos de urgencia, como puede ser una doble fractura, condene a la víctima a esperar un mes sin poder ser operada por falta de una prótesis o la provisión de ella, que estaría a cargo de Desarrollo Social en el caso de aquellos que no tienen ni una mísera cobertura social. Sobre estas cuestiones tenemos conocimiento de hechos concretos y sería bueno que las soluciones efectivas se impongan sobre cuestiones burocráticas. Obviamente, también éstas son responsabilidades (¿o irresponsabilidades?) de los funcionarios y un desprecio para los desvalidos, que se cuentan de a miles en la provincia.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar