sábado 28 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Los accidentes de cada día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
4 de septiembre de 2006 - 00:00
Un solo dato estadístico tiene mayor capacidad persuasiva que un libro entero de especulaciones teóricas. Pero ello no quiere decir que todos los convencidos se resuelvan a comportarse según la nueva certeza. De haber sido así el progreso social habría puesto a las comunidades del presente en niveles de bienestar y seguridad que hoy sólo pueden concebirse como maravillas de futuros verdaderamente utópicos.

Datos estadísticos de la Policía Provincial dan cuenta de que, en lo que va del año, en la provincia se registraron 35 víctimas fatales por accidentes de tránsito. Esto es, un promedio de 4,37 por mes.

Con ser patética esta cantidad, pudo haber sido aun más dramática, pues el número de los accidentes se elevó, entre el 1º de enero y el 31 de julio, a 465. Si se le añaden los de agosto -57 en toda la provincia- la cantidad total asciende a 522, esto es, a un promedio diario de 2,17 accidentes.

Tantas veces se han difundido tanto las consideraciones conceptuales como las especificaciones numéricas en relación con lo que podría considerarse consecuencias no deseadas del tránsito, que no quedan dudas acerca de la escasa influencia que unas y otras tienen sobre las conductas en esta área. Si se le añaden las sanciones previstas para los transgresores de las normas viales, se llega a la conclusión de que el problema es francamente complejo, tan difícil de resolver como son todos los que dependen primordialmente de la responsabilidad de los actores.

El informe policial destaca la alarmante participación de motociclistas en los casos de que se está hablando. Señala que el 65% de los accidentes de julio último fueron protagonizados por conductores de motocicletas y que también en los 57 accidentes de tránsito de agosto hubo participación de motociclistas en 37 de ellos.

Información adicional indica que de los 10 accidentes de julio y agosto, la mayoría ocurrieron en zonas netamente urbanas. Además, que la edad de las personas -en su mayoría varones- que perdieron la vida en accidentes de tránsito oscila entre los 12 y los 79 años.

Claro está, la acción dirigida a disminuir los accidentes no se limita a la difusión de consignas viales y datos estadísticos. La Policía desarrolla estrategias que supervisan el tránsito y relevan las transgresiones. Como parte de tales políticas se ha creado, en la órbita policial, la Dirección de Seguridad Vial, que ya está trabajando desde hace cuatro meses. Al respecto, se ha hecho saber que la atención está puesta especialmente en los motociclistas, a los que se somete a control riguroso, sobre todo en materia de documentación del rodado y uso del casco protector. La Dirección ha informado, por otra parte, que llevan a cabo entre 15 y 20 operativos mensuales en distintos puntos de la Ciudad y que se han firmado convenios con la Municipalidad de la Capital para concretar un trabajo concertado.

Desde luego, accidentes habrá siempre. Porque, por desgracia, la conducta humana lleva a huir de la realidad que muestra la experiencia, de modo que reitera indefinidamente comportamientos que no pueden provocar sino dolor, daño económico y hasta muerte. Que la cantidad de vehículos andando por calles y caminos se incrementa con progresión geométrica es dato innegable. Y también lo es que la responsabilidad no disminuye, como tampoco la afición al alcohol, a las altas velocidades y a la exposición innecesaria a riesgos de todo tipo.

A propósito de las reflexiones sobre el cambio de actitud que hace falta con respecto al tránsito y de la revelación de la información estadística, debe observarse que, aunque no son suficientes para contener el mal, no dejan de ser, por ello, obligación moral y contribución necesaria para restar impulso a un drama colectivo de cada día.



Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
concepciones contrapuestas

Te Puede Interesar