miércoles 19 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Contra la espada y la pared

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de septiembre de 2006 - 00:00
A pesar de dichos y contradichos, las posiciones dentro de la UCR de Catamarca no están definidas ni mucho menos. Lo único que parece claro e indiscutible es que el partido seguirá vertebrando el Frente Cívico y Social y que Eduardo Brizuela del Moral irá por la reelección en la elección clave de 2007, en la que habrá de ponerse en juego el poder para el período 2007-2011. La idea generalizada es dar los comicios provinciales en marzo, pero hasta que no haya decreto de convocatoria -el que puede conocerse recién en enero- cualquier especulación vale en un escenario ganado por las grandes incertidumbres y que está relacionado con movimientos políticos que se ubican mucho más allá de Catamarca. Pero hasta hoy, lo repetimos, la apuesta es que se vote en marzo y que las elecciones estén lo más alejadas posible de cuestiones nacionales, lo que resultará una verdadera ingeniería electoral, dado que es muy fuerte la influencia que ejerce el kirchnerismo en las distintas provincias y Catamarca no es la excepción. Aparte, desde ya hay que pensar en una campaña donde la referencia al Presidente de la Nación, para bien o para mal, resultará inevitable.





Si bien todo es importante y nada es casual en esta carrera hacia 2007, el partido radical tiene por este tiempo un problema que no es otro que el alineamiento con la conducción nacional. La cúpula que conduce el mendocino Roberto Iglesias acaba de ratificar que hasta el 27 del corriente habrá tiempo para que los distritos ratifiquen el perfil de oposición que proclamó la Convención de Rosario y si hay posiciones en contrario (no se aceptan abstenciones, es sí o no explícito) se iniciarán las intervenciones partidarias. La amenaza está lanzada desde hace un tiempo y según algunos matutinos metropolitanos no se trata de un amague o algo parecido, sino de un hecho concreto que por ejemplo ya tiene claros visos de ejecución en las provincias de Río Negro y Santiago del Estero. Está claro que las acciones van dirigidas contra los llamados gobernadores o intendentes K y en ese grupo se ubica con marcada obstinación a Brizuela del Moral, aunque éste hace largo tiempo que no concurre personalmente a los encuentros del sector. Su lugar lo ocupa casi invariablemente el segundo del partido, el diputado nacional Genaro Collantes.





¿Cuál será la posición de Catamarca en este escabroso tema partidario? Primero no está definida y segundo no parece probable la ruptura de Catamarca con el Comité Nacional de la UCR. El hecho le podría reportar al gobierno local ventajas innegables por el acercamiento con Kirchner, pero en forma paralela sería muy difícil de consensuar de puertas para dentro. Por eso precisamente no se convoca al debate a la Convención Provincial, la que en definitiva sesionará cuando haya acuerdo para evitar cualquier escándalo. Y por si esto fuera poco, todo el mundo sabe que el Frente para la Victoria ha ratificado hace muy pocos días su voluntad de ir a la elección con candidatos propios, “cueste lo que cueste”. Como podrán apreciar quienes siguen de cerca los hechos políticos, no se trata de un dilema menor ni augura en el horizonte una solución rápida. Es más: hasta los más optimistas ubican las definiciones en cercanías de los brindis que cerrarán el año 2006.





El escándalo desatado en Andalgalá por la autorización de la compra de un terreno para la construcción de una terminal de colectivos ya es imparable. Sin debate alguno, la mayoría de los concejales tomó una medida que hoy resulta altamente sospechosa y criticada por propios y extraños. Hasta los allegados de los que votaron a favor están que trinan y el olor nauseabundo de mescolanzas non sanctas afecta a los ciudadanos de la “Perla del Oeste”. Ayer hubo una conferencia de prensa y del intendente Perea dijo de todo, menos que hizo bien las cosas. Hasta consideran que el inmueble de la discordia está sobrevaluado en una forma que no resiste la menor racionalidad y las explicaciones de que también se incluye una construcción le agrega ridiculez a la operación. Es que la famosa construcción de la que habla a Perea es de una precariedad tal que el adquirente (en este caso el municipio) no tiene otro remedio que derrumbarla para cualquiera iniciativa que intente llevar adelante. En síntesis: todo parece alejado del deber moral que tienen los funcionarios de defender los intereses de los ciudadanos andalgalenses.
Temas
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
la osep desertora

Te Puede Interesar