jueves 26 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El milagro que debiera pedirse

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
8 de diciembre de 2006 - 00:00
La estremecedora atracción que ejerce la Virgen del Valle sobre las multitudes que llegan a Catamarca con motivo de sus tradicionales fiestas -en especial las de diciembre- puede generar la idea de que, por ese hecho, esta provincia es proverbialmente mariana.

En verdad, la llegada de los peregrinos modifica sustancialmente la realidad de la Ciudad, no sólo por la imponencia numérica de aquellos contingentes, sino, sobre todo, por esa atmósfera espiritual distinta que los hijos de este valle viven como un súbito cambio de estación para el que nunca se está suficientemente preparado.

Transformación material y espiritual que -se pudiera creer- corresponde a la Catamarca verdadera, a la que cantaron los antepasados y a la que sigue aludiendo la referencia convencional a la provincia.

Tan conmovedora es la irrupción de los peregrinos, que se sienten, frente a ellos, emociones diversas que se traducen en lágrimas, en asombro, en remordimiento, en repentina crítica de la habitual indiferencia de los más cercanos hijos de esta Virgen. También en reflexión sobre el sentido de la fe, sobre el verdadero valor de la religiosidad popular y sobre la necesidad de conectar este fervor con la urgencia de desarrollo integral de la provincia y del NOA, porque, sin duda, estas fuerzas que se manifiestan de modo irresistible tendrían que producir cambios fecundos en lo personal y lo colectivo, tan profundos, que las provincias de la región -los peregrinos vienen, en su mayoría, del NOA- debieran distinguirse, en el conjunto de la nación, como jurisdicciones de excepcional crecimiento en lo espiritual y en lo material.

Viéndolos aproximarse a la Basílica, con las huellas del cansancio y del dolor producidas por las sacrificadas caminatas y por las otras mil formas de cubrir la distancia entre el lugar de partida y la Catedral, ahora por fin colmada; sabiendo que, después de la procesión de esta tarde, volverán a llenar los caminos con su marcha que todavía espera el narrador y el poeta que la traduzcan en toda su grandeza; y viéndolos formados en impresionantes columnas, no puede evitarse el temor de que tan formidables caudales no logren eliminar el desierto, la erosión y la falta de unidad que han hecho del NOA escenario de frustraciones increíbles. Dicho todo esto en sentido literal y metafórico.

Habrá que pedirle a la Virgen, cuando su imagen sea llevada en andas por la multitud, que se apiade de estos peregrinos y que haga el milagro de que la fe demostrada por esos heroicos devotos suyos no se vaya totalmente con ellos, sino que contagie a todos los habitantes de este valle. Y que esta fe sea tan verdadera y eficaz, que Catamarca y sus hermanas de la región puedan erigirse como comunidades humanas singulares por la influencia de su maternidad bienhechora.

La Virgen del Valle atrae a los peregrinos, esto es, a los “gentiles” de hoy. Pero podría creerse que son ellos los animadores principales de estas celebraciones. Y que ellos tienen lo que aquí, de algún modo, se ha perdido. Que parte de lo esencial de la provincia -su carácter mariano- viene con ellos y se va con ellos. Y dejan este territorio reducido a su realidad cotidiana, a sus crónicos déficit en materia de solidaridad, de racionalidad cívica y de percepción de su verdadero destino.

Es el milagro que hay que pedirle hoy a la Virgen: que permita que los catamarqueños recuperen su integridad en términos de fe, y que crezcan en espíritu de conciliación, en apetito de eficacia y en fidelidad a una madre que ha sido proclamada “espejo de justicia” y modelo de todas las virtudes.
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Dinero físico. Lo que entraba en las financieras eran billetes y se pagaba mayormente del mismo modo.

Te Puede Interesar