jueves 26 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Golpe de mano en la Legislatura

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
30 de diciembre de 2006 - 00:00
Las disputas por el control del presupuesto del Poder Legislativo provocaron confusiones, sobre todo porque el tratamiento de la Ley respectiva fue precedido por rumores de todo tipo que hablaban de incrementos en las dietas de los legisladores y de los fondos que cada uno estará en condiciones de gastar discrecionalmente. Lo cierto es que en la Cámara de Diputados se produjo un golpe de mano importante, concertado entre los bloques, para restarle incidencia al titular del cuerpo, Guillermo Herrera, en el manejo de los recursos. Esta maniobra provocó el lógico malestar de Herrera, que el año que viene se verá obligado a negociar la administración de una parte sustancial de los fondos con los presidentes de las distintas bancadas. El dinero se distribuyó de tal manera que el titular de la Cámara baja controlará a su criterio sólo el 45% del total. El destino del 55% restante deberá consensuarse con los presidentes de los bloques.



**********



A Herrera, como es de esperar, el nuevo esquema no le gusta nada porque implica un retroceso en términos de influencia política dentro del cuerpo. Las bancadas de oposición, en tanto, festejaron el triunfo que, en rigor, es fruto de la decisión renovadora de avanzar sobre otro reducto de poder supuestamente castillista, ya que en ese sector incluyen a Herrera. El incremento del Presupuesto del Poder Legislativo este año era más que previsible. Si se produjo un incremento del 39% en el presupuesto general del la Provincia, era cantado que también las Cámaras recibirían su porción, y que, además, se darían los forcejeos en torno a los excedentes. Los presidentes de los bloques en la Cámara de Diputados arremetieron en pos de un manejo directo de más fondos con el argumento de que todos los diputados reciben a diario reclamos y pedidos de asistencia social, que no se limitan sólo a subsidios o becas. Hasta ahora, las bancadas recibían el dinero para los sueldos de los empleados y cualquier otro recurso extra para estas "asistencias sociales" debía canalizarse a través de Herrera quien, por supuesto, tenía la decisión final. Aunque el presidente del cuerpo es permeable a los pedidos de todos -lo señalan propios y extraños-, los legisladores prefieren ahorrarse la burocracia y canalizar los fondos conforme a su propio criterio y antojo. Lo cual no significa que no deban rendir acabadamente los gastos en los que incurran. Éste es el beneficio extra que trajo el Presupuesto legislativo 2007, nada menor en términos económicos para los diputados. Pero de aumento de dieta, nada. Al hacer los cálculos en este sentido debe tenerse en cuenta que en los gastos del cuerpo por las remuneraciones se incluyen los aportes a la seguridad social que, por cierto, no van a parar al bolsillo del legislador.



*******



Conforme se analice la situación planteada alrededor del manejo de los fondos públicos, la decisión de los legisladores es opinable. No está bien que el presidente del cuerpo maneje a su antojo la distribución de fondos, pero tampoco está bien que se reclame a partir del hecho que a los diputados rasos la gente les pide cosas que representan gastos personales. No son ellos los encargados de solucionar ese tipo de requerimientos porque entran en la carrera de la dádiva oficial, cuando su misión específica es estudiar y hacer las leyes, o ejercer los controles de los otros poderes del Estado. No vaya ser cosa que en el futuro ese manejo de los fondos los lleve a tomar decisiones que estén más allá de la gente y que tengan que ver con intereses particulares, como ya ocurrió en el Congreso de la Nación donde se repartieron entre sus miembros pasajes aéreos que podían ser negociados por dinero. Ello representó un aumento encubierto de $2.000 per cápita correspondiente a uno de los meses del año que se termina. Por lo tanto, en 2007 habrá que estar atentos al manejo nuevo que tendrá la Cámara de Diputados a partir de esta reciente determinación de los legisladores.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar