martes 17 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La inaceptable confesión de Yadón

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
20 de diciembre de 2006 - 00:00
En una sociedad donde el ejercicio del poder en las dos últimas décadas hizo estragos con las buenas formas y la lógica de la representación política, no es de extrañar que aún queden algunos resabios de soberbia que, quizás, sólo constituyan el velo detrás del cual se esconde la incompetencia. Son modos de eludir la responsabilidad pública insultando, al mismo tiempo, a la inteligencia colectiva. En este orden de ideas habría que entender la vergonzosa justificación que dio el subsecretario de Servicios Públicos de la Provincia, Miguel Yadón, ante la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, para explicar el escaso avance de las obras de infraestructura energética, pese a contar con los recursos financieros necesarios. Según Yadón, en su área sólo se pudo ejecutar el 9 por ciento del presupuesto 2006, unos 2,5 millones sobre 28,7 millones de pesos previstos, porque debió dedicar tiempo y esfuerzo a responder las denuncias penales y cuestionamientos políticos -especialmente en lo que concierne a las estaciones transformadoras de Saujil y Recreo-, además de los requerimientos de información de los organismos de contralor del Estado.



*****



Tal vez sea la primera vez que un funcionario público se excuse de no cumplir con sus funciones esenciales por culpa de haber dedicado tiempo a otras funciones que también le competen. Con el mismo criterio, una maestra podría alegar que no pudo poner las notas en el boletín de clasificaciones de un alumno porque “perdió” tiempo organizando el acto de fin de año. O un juez podría justificar que no pudo resolver en tiempo y forma una causa de la que depende la libertad de una persona porque tuvo que leer demasiadas fojas de un expediente y atender otras causas. Como la maestra y el juez, el subsecretario Yadón tiene la obligación formal y moral de encontrar tiempo y dedicación para todo (además que en realidad todos saben que no es él sino los asesores y los técnicos quienes se encargan de esos asuntos). Y más aún en su caso, que tiene a cargo la realización de obras de energía que resultan vitales en una provincia en franco proceso de desarrollo, con una demanda creciente y una oferta claramente insuficiente. Yadón, por si fuera poco, era o debía ser el funcionario más advertido acerca de la crisis energética que afectaría este año al país y a la provincia, y en consecuencia se entendía que era el que tenía mayor conciencia de la necesidad de ejecutar las obras proyectadas. En él confía el Gobernador -y todos, a la fuerza- para que se lleve a cabo el plan requerido.



*****



En verdad, la única excusa que se podría aceptar para que una obra no se concrete es la falta de fondos. Pero el área al mando de Yadón contaba con las previsiones presupuestarias que, se supone, él mismo solicitó el año anterior y no se aplicaron. El costo de las “distracciones” del funcionario se mide en cantidad de gente que no puede contar con los servicios imprescindibles para trabajar y vivir mejor y en cantidad de recursos que se pierden en las actividades productivas truncas. Esto es, en el perjuicio a los usuarios residenciales y a los pequeños, medianos y grandes productores. La excusa de Yadón respecto a que si lo hubieran dejado tranquilo él podría haber hecho bien su trabajo resulta tan patética como inaceptable en la función pública, donde la exposición a las críticas, cuestionamientos y acciones legales forman parte de su naturaleza institucional. De hecho, quien hoy no se sienta en condiciones de asumir una responsabilidad semejante no puede ser parte del Gobierno. Porque gobernar es, en rigor, hacer todo lo que se debe hacer pese a todo. Un desafío que al subsecretario Yadón pareciera resultarle inalcanzable.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar