Lago Lácar

El dramático momento en el que un joven se ahoga ante la pasividad de dos prefectos

Advertencia: el video contiene imágenes que pueden afectar la sensibilidad de algunas personas.
jueves, 14 de octubre de 2021 · 09:31

Dos miembros de la Prefectura Naval Argentina quedaron en el centro de cuestionamientos por su desempeño en el rescate fallido de un joven que se arrojó al Lago Lácar y murió ahogado el pasado lunes en San Martín de los Andes. En redes sociales circula un video que evidencia la inacción del personal de la fuerza de seguridad que pudo haber evitado el trágico desenlace.

La Justicia inició una investigación de oficio y no descartaba avanzar en las pesquisas sobre la actitud de los prefectos que intervinieron en el operativo.

El hecho ocurrió el lunes pasado el mediodía cuando un hombre de 28 años, de nacionalidad paraguaya, se despojó de sus prendas y se arrojó en el muelle del lago en San Martín de los Andes. “Se sacó la ropa, dejó todas sus pertenencias en el lugar, se fue hasta la cabecera y se tiró al agua”, había manifestado el prefecto Miguel Rodríguez aquella fatídica jornada.

Turistas y vecinos que se encontraban en el lugar pasando el día dieron aviso a la Policía y al personal de Prefectura Naval que llegó a la zona en un bote semirrígido. En imágenes registradas por las mismas personas que estaban en el muelle quedó expuesta la lenta respuesta de los prefectos.

En un video se ve como el hombre intenta nadar con grandes dificultades mientras la gente le grita que patalee; otros observan que “no sabe nadar” y que por el frío ya tenía “los labios morados”. En ese momento entra en escena la lancha con los agentes: uno de ellos la conduce, mientras el otro no arroja el salvavidas y demora en zambullirse. Cuando finalmente se arroja al agua, el cuerpo del joven se aleja.

A pesar de las indicaciones de la gente que miraba la dramática situación, el que conducía la lancha no se sumergió y el otro volvió a subirse al transporte acuático. Los turistas sospecharon que el prefecto no sabía nadar y por ello no se arriesgó. Incluso cuando las personas le indican que el cuerpo se encontraba “justo ahí”, se excusó y respondió: “Está bien pero no llego, son cuatro metros”.

 

Otras Noticias