Costumbres

Muñecas sexuales, el nuevo fetiche de los argentinos

jueves, 6 de agosto de 2020 · 09:40

Las nuevas tecnologías provocaron transformaciones en todos los aspectos de la vida diaria, que van desde el modo de comunicarse hasta la forma de adquirir bienes y servicios, pasando por la diversión de modo virtual. Esos cambios también tuvieron su repercusión en la sexualidad de los seres humanos. Entre esos nuevos aportes se encuentran las muñecas sexuales. De las viejas inflables se pasó a las "real dolls" (muñecas reales) cuyo nivel de parecido a personas de carne y hueso es extraordinario y está en constante desarrollo. Ya no sólo tienen forma humana y pieles sintéticas casi perfectas, sino también se está incorporando robótica de última generación.

La Argentina no ha sido ajena a ese fenómeno. Desde hace cuatro años, existe una empresa que ofrece esos productos con una gran variedad de modelos y hasta la posibilidad de fabricar uno "a medida" del cliente o la clienta.

Más allá de algunas importaciones de este tipo de producto de las que no hay registro, una firma incursionó en el negocio hace relativamente poco tiempo. "Hace cuatro años comenzamos a explorar el potencial de este producto ("Muñecas reales") en la Argentina, que tienen mucho éxito en Europa y Estados Unidos", explicó Gustavo Vidal, gerente general de Extacy, una empresa especializada en artículos eróticos.

Las "muñecas reales" se producen en varios países, pero los mayores y más especializados productores, están en Estados Unidos y China. "En mi stock tengo 'muñecas' chinas y estadounidenses, de diferentes tamaños, y hasta una versión trans", explicó Vidal. "La versión standard mide 1 metro y tiene mucha aceptación porque es más fácil de guardar y más manuable", detalló el empresario. "También tenemos modelos de mayor tamaño, de 1,60 metro que también tienen un público importante". En todos los casos, hay diferentes tipo de configuraciones de busto y cola.

E incluso pueden solicitarse réplicas de celebridades nacionales e internacionales, pero claro está el precio es mucho mayor y el cliente deberá por esperar más de 120 días días para hacerse de la "mujer" de sus sueños. "Hemos tenido varios pedidos de muñecas de 1 metro de altura con la imagen de una bailarina muy famosa de baja estatura", dijo Gustavo Vidal, pero sin especificar el nombre de la celebridad en cuestión. "También recibimos consultas sobre la posibilidad de hacer reproducciones de las chicas del momento y hasta de conductoras famosas de televisión", en este caso el entrevistado también evita dar nombres y aclara: "Preferimos no aceptar esos pedidos por una cuestión de respeto a las mujeres que nos solicitan reproducir en muñecas".

Claro está que cada producto tiene un precio vinculado con el tamaño y las prestaciones. "Los precios arrancan en los 50.000 pesos, por una muñeca de un metro de altura con funciones básicas. hasta los 500.000 pesos, para las que miden 1,60 metro, con esqueleto de acero, que le permite muchas más posiciones". "Pero además -agregó-, tenemos una versión 'trans', que tiene un mercado reducido, pero que incluye a hombres y mujeres. y cuyo precio ronda los 150 mil pesos".

En todos los casos, la empresa vendedora incluye como cortesía un kit completo de vestuario que incluye lencería erótica, y varios disfraces (mucama, enfermera, policía y hasta Batichica y Superwoman)

Modelo trans

Este mercado es siempre sorprendente porque no responde a los estereotipos existentes sobre los consumidores de productos eróticos. "El mercado de muñecas sexuales es variado -aseguró Vidal-, incluye hombres casados, solteros y hasta viudos, mujeres, y parejas homosexuales". E incluso, el modelo "trans" fue comprado por más mujeres que hombres lo que demuestra que "en materia de sexualidad, la sorpresa es constante y nunca hay que juzgar", sentenció Gustavo Vidal, que es la tercera generación de empresario del sector de juguetes eróticos.

 

Otras Noticias