En Azul, provincia de Buenos Aires

Una nena trans de 5 años cambió su identidad de género con el apoyo de sus padres

Flor pudo elegir su nombre y fue así como anularon el acta de nacimiento para reemplazarla por una nueva que refleje su género autopercibido.
viernes, 14 de agosto de 2020 · 08:51

Una emocionante historia tuvo lugar días pasados en la localidad bonaerense de Azul, cuando una niña trans de 5 años se dirigió, junto a sus padres, a la oficina local del Registro Provincial donde efectuaron la anulación de su partida de nacimiento y la reemplazaron por una nueva, que refleja su género autopercibido.

La niña, su abogado y sus padres, ante las empleadas de la delegación provincial, despidieron a un varón y le dieron la bienvenida a Flor, nombre que ella misma eligió, junto a la ropa que utilizó para la ocasión.

“Si abre una sola cabeza, un solo corazón, entonces habrá valido la pena”, comentaron los padres de la nena, en entrevista con LU10 Radio Azul.

Los papás de Flor decidieron contar su historia, porque saben que hay familias que pueden estar pasando por lo mismo y quizá no sepan cómo actuar o se sientan que les falta apoyo.

El cambio de Flor comenzó cuando tenía un año y medio. Su mamá comenzó a notar a partir que sus gustos eran los no convencionales, sumado a que se percibía como una niña. Entonces sus padres sintieron curiosidad y en una primera consulta profesional con el pediatra, éste opinó que tal vez Flor imitaba a una figura femenina que admirara.

A partir de allí comenzaron a buscar opiniones profesionales. En una primera consulta con una psicóloga, la misma les dio una respuesta sumamente negativa y poco profesional: les recomendó reprimir los sentimientos de Flor y ocultarle la ropa, zapatos y maquillaje de su madre.

No contentos con esta respuesta, los papás de Flor comenzaron un largo camino de búsqueda de casos similares a los de su hija en el país y de aprendizaje a través de videos de YouTube para poder darle las herramientas adecuadas a su hija para que sea plenamente ella, con su identidad, sin condicionarla ni presionarla.

Gracias al amor incondicional y el apoyo de sus padres, Flor pudo comenzar a ser lo que siente ser, sin necesidad de reprimir sus sentimientos y su autopercepción. Atrás quedaron su antiguo nombre y las vestimentas estereotípicas masculinas.

El último paso que quedaba era anular la partida de nacimiento original, ya que los datos que allí figuraban no representaban a Flor, y realizar una nueva que le permitirá ser lo que quiere ser.

Otras Noticias