lunes 21 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
se divulgó el video

Polémica en Formosa por una fiesta privada entre un intendente y sus funcionarios

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

Mientras integrantes de comunidades originarias formoseñas denunciaron que fueron trasladados a un campo desértico y obligados a cumplir una cuarentena de dos semanas en condiciones inhumanas después de que algunos de ellos llegaran de trabajar desde la provincia de Salta, el intendente de la localidad de Buena Vista rompió todos los protocolos.

Se trata Rubén Pereyra, el intendente de la Comisión de Fomento quien juntos a sus funcionarios estuvieron de fiesta el fin de semana en un campo, según informó el diario El Esquiú. En el video, se los ve bailando, sin barbijos y sin respetar el distanciamiento social.

Al funcionario se lo ve muy divertido haciendo el trencito con dos mujeres mientras se mueven al ritmo de de la canción “Bombón Asesino”, de Los Palmeras. Pereyra tiene el barbijo mal puesto, y las demás personas ni siquiera lo llevan puesto.

Ni bien se conocieron las imágenes los concejales repudiaron la fiesta clandestina y anticiparon que lo van a denunciar. El anuncio lo hicieron a través de Facebook.

Con respecto a las comunidades aborígenes formoseñas y según pudo investigar el periodista Rodrigo Alegre, más de 90 personas, pertenecientes a las comunidades Toba y Wichís, se encuentran actualmente en la localidad formoseña de Bartolomé de las Casas. “Hay un solo baño y una sola ducha que deben compartir y tienen que cumplir su aislamiento en carpa por disposición del Gobierno”, indicó.

La noticia de este hecho se supo por un video protagonizado por Santiago Roca, un hombre mayor que denunció que su hijo había vuelto de trabajar en una finca salteña y que junto a decenas de personas fueron obligadas a realizar una cuarentena de dos semanas en medio de un campo “casi desértico”, perteneciente a la policía provincial y que sirve para el entrenamiento de prácticas de supervivencia.

Emilia Maciel, representante del reclamo de las familias de las personas aisladas, detalló: “Estamos elaborando junto con otros colegas una denuncia por discriminación y racismo porque es consternaste que un grupo de originarios viva así. Había una previsibilidad, ya se tenía algo preparado para esta contingencia y no se utilizó”.

Maciel también remarco que, desde la provincia gobernada por Gildo Insfrán, “anuncian y publicitan” los centros de aislamiento para 500 personas pero que las comunidades originarias fueron directamente “llevados hacia un monte”. Según testimonios de personas que conocen el lugar, hay escuelas en la zona que podrían servir como centros de aislamiento con condiciones mínimas de alojamiento.

Te Puede Interesar