San Telmo

Protesta e indignación por el crimen del jubilado que intentó robar mercadería

El hombre, de 68 años, fue duramente golpeado por custodios de un supermercado.
viernes, 23 de agosto de 2019 · 09:41

Cerca de mil personas, en su mayoría vecinos del barrio de San Telmo, ocuparon anoche prácticamente toda la cuadra de Brasil al 500, para expresar rechazo, indignación y reclamo de justicia “por el asesinato de Vicente Luis Ferrer”, por el que están detenidos y acusados de homicidio dos empleados del supermercado Coto.

La Justicia confirmó que la muerte de Ferrer se produjo como consecuencia de “un traumatismo craneoencefálico” que le provocó un derrame cerebral. Ante el anuncio de la concentración en la esquina de Brasil y Perú, el comercio cerró sus puertas mucho antes de lo habitual y una guardia de la Policía de la Ciudad se instaló en la puerta principal, como “prevención de posibles desbordes”. La presencia policial fue la única respuesta del gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta, ya que ningún funcionario habló sobre esta nueva muerte violenta en la Ciudad. 

Las organizaciones sociales que realizan actividades en el barrio se reunieron para repudiar la muerte de Ferrer, ocurrida el viernes pasado, cuando salía del Coto llevando entre sus ropas una botella de aceite, queso y dos chocolatines, sin haber pasado por la caja. Custodios del supermercado le asestaron al hombre, de 68 años, fuertes golpes que derivaron en su muerte.

Frente a la fachada del supermercado, a metros de la panadería donde agonizó Ferrer, se colgó un cartel que decía “Con justicia, con amor, con compromiso y con ternura, Venceremos”. Debajo del mensaje se fueron sumando las velas encendidas traídas por los vecinos del barrio, muchos de los cuales tuvieron trato con Vicente Luis Ferrer y con su esposa. En la reunión no estuvieron presentes ni familiares de la víctima ni testigos del hecho, algunos de los cuales ya fueron a prestar declaración en el juzgado a cargo de la investigación.

De la convocatoria participaron, además de vecinos, integrantes de diferentes movimientos sociales, centros culturales y ollas populares. "Se va a acabar esa costumbre de matar", cantaron los más efervescentes.

El eje de las críticas fue variando. Por momentos, los manifestantes repudiaron a la empresa Coto, pidiendo el cierre de la sucursal; en otros pasajes, el blanco fue la Policía de la ciudad de Buenos Aires.

"Vinimos a apoyar la lucha. No puede ser que le peguen así a una persona mayor. Son unos violentos", dijo Mary, que vive a una cuadra del lugar. "Son asesinos y tienen que estar presos", agregó ofuscado un hombre mayor. En el lugar también estuvo, Alejandro Amor, Defensor del Pueblo, quien aseguró que la defensoría se va a presentar como querellante.

Otras Noticias