Crisis

Odebrecht se declarará en quiebra en Brasil

La empresa busca proteger 20,500 millones de dólares de deuda, garantías y préstamos entre compañías de un grupo de acreedores, que incluye a bancos brasileños y titulares de bonos extranjeros.
lunes, 17 de junio de 2019 · 14:05

El holding de la empresa brasileña Odebrecht, que controla las operaciones desde la construcción hasta el petróleo y gas, se declarará en quiebra en Brasil este lunes en medio de una creciente presión de los acreedores, según informaron dos personas con conocimiento directo del asunto.

La empresa busca proteger 80,000 millones de reales (unos 20,500 millones de dólares) de deuda, garantías y préstamos entre compañías de un grupo de acreedores, que incluye a bancos brasileños y titulares de bonos extranjeros, dijeron las fuentes.

Esta sería la quiebra corporativa más grande de Brasil y América Latina, por encima de los 19,000 millones de dólares de deuda que la compañía de telecomunicaciones Oi SA tenía en 2016.

El holding, que pretendía reestructurar cerca de 5,000 millones de reales (unos 1,300 millones de dólares) de su propia deuda, se vio afectado por tensiones a principios del mes de junio cuando la unidad de etanol del grupo brasileño solicitó protección por bancarrota y las conversaciones con LyondellBasell Industries NV sobre la unidad petroquímica Braskem SA colapsaron.

Un representante de la empresa ubicada en Salvador, Bahía, declinó hacer algún comentario sobre la posible quiebra de hoy. El periódico brasileño Valor Económico fue el primero en informar sobre el posible momento de la declaración de quiebra que se prevé para más tarde este lunes.

El conglomerado ha estado luchando para recuperarse de las consecuencias de la investigación por el mayor escándalo de corrupción “Lava Jato” en Brasil. La investigación, que comenzó en 2014, detuvo la industria de la construcción, ya que se cortó el acceso a los proyectos gubernamentales y se encarceló a varios de sus ejecutivos, incluyendo a su presidente. Odebrecht pagó millones en multas en otros países y su cartera de nuevos proyectos ha disminuido, lo que se suma a la crisis de efectivo.

 

Más de