Abuso sexual

Sargento admitió que violó a una soldado en un cuartel del Ejército

El acusado está detenido desde 2017 por el ataque en una dependencia del Ejercito Nacional. Para la Justicia, el hombre se aprovechó de su posición de poder y abusó de la víctima. El juicio oral comenzó ayer y se acordó una pena entre las partes que deberá ser homologada.
jueves, 30 de mayo de 2019 · 10:26

El 6 de octubre de 2017, T., de 20 años, cumplía funciones como soldado voluntaria en la sede del Grupo de Artillería Antiaéreo (GADA) 601 en Mar del Plata. El 5 de octubre de aquel año, poco después de las 14, la joven se presentó en la Batería Comando para reportar que su turno finalizaba, algo que hacía todos los días, pero esa tarde algo cambiaría para siempre.

Antes de salir para su casa, se encontró con Franco Sebastián Vizcarra, un oficial superior con rango de sargento primero, nacido en la provincia de Tucumán, 19 años mayor que ella, que la invitó a tomar unos mates en una habitación. T. aceptó sin mayores problemas. De hecho, una semana atrás habían compartido mates en el dormitorio de un cabo, junto a otra auxiliar. No había nada que la hiciera sospechar, salvo que esta vez iban a estar solo ellos dos.

Pasó al menos media hora de charla, cuando de repente el celular de la joven sonó. Del otro lado estaba su amiga Micaela, quien se comunicó para saber dónde estaba, ya que habían acordado encontrarse ese día en el centro de la ciudad. T. decidió interrumpir el encuentro con Vizcarra y le avisó que debía irse. Pero, al parecer, el sargento tenía otros planes.

Primero, le pidió a la soldado que no se fuera, después tomó su teléfono y lo apagó. La tensión iba en aumento. Fue entonces que sin mediar ningún tipo de palabra, el hombre le tocó la pierna, le insistió en que se sentara en la cama y al ver que T. se rehusaba, impuso su jerarquía de manera violenta. "Sentate ahí, es una orden. Tengo que pasar revista de tu tatuaje", le dijo el oficial a la joven.

La víctima agarró su celular y se levantó para retirarse de la habitación. Vizcarra, experto en artes marciales, la sujetó por atrás, la tiró para un costado y cerró la puerta con llave. T. le advirtió que abriera o empezaría a gritar. El sargento con absoluta impunidad le dijo que no iba a pasar nada, que confiara en él. Después vino lo peor.

Le tapó la boca y la tiró a la cama, y si bien la soldado intentaba empujarlo, la sujetó de forma tal que no podía desprenderse. Estaba en una jaula. Según detalló la joven posteriormente en su declaración, Vizcarra se valió de su conocimiento en artes marciales para evitar que T. lograra escapar. En el medio, el sargento logró sacarle la campera a la soldado, mientras continuaba tapándole la boca.

Después, introdujo su mano en la remera de la víctima, le desprendió el corpiño, le bajó el pantalón y la ropa interior y la penetró por la fuerza.

"Yo ahí no sé cómo hice para sacar fuerza y lo empujé, pero llegó a penetrarme nada más, no eyaculó ni nada", declararía después la joven ante la Justicia.

T. se subió rápido el pantalón, abrió la puerta y escapó del horror. Casi como una burla, Vizcarra le dijo que esperara, que si quería la acompañaba a la salida para anunciarla en la Guardia. T. respondió que no hacía falta, que ella tenía una orden de salida especial y se retiró. El violador la siguió para pedirle disculpas y que "no había sido su intención". El daño ya estaba hecho y T. lo sabía.

Llegaron al puesto de guardia y Vizcarra le dijo al cabo en la guardia que la joven se iba a retirar de la sede militar. Shockeada y aún sin reacción, en vez de tomarse el colectivo, la voluntaria empezó a caminar sin poder entender o asumir lo que acababa de pasar. Minutos después, llamó por teléfono a su madre y finalmente le contó todo. Al día siguiente al presentarse a trabajar, T. denunció la violación ante su superior y el jefe de turno, quienes la acompañaron a hacer la denuncia en la Comisaría de la Mujer. El caso llegó a la Justicia federal marplatense, con un expediente por abuso con acceso carnal a cargo del juez Santiago Inchausti y la fiscal Laura Mazzaferri.

El juez procesó a Vizcarra con prisión preventiva y ordenó su detención. El caso fue elevado a juicio, que comenzó ayer en el Tribunal Oral Federal de la ciudad costera. El miedo a la jerarquía era claro. La víctima después aseguró que llegó a pensar en no hacer la denuncia por miedo a perder el trabajo, por no saber cómo actuar y por miedo a represalias por parte del acusado. 

Tanto para la fiscal del caso como para el juez está probado que el sargento abusó de T.. Para ello, se basaron no solo en el brutal relato de la joven sino en que el imputado jamás declaró. Nunca supo explicar la situación ni la negó. Simplemente no dijo nada.

Según el procesamiento con prisión preventiva firmado por Inchausti, se pudo comprobar que la declaración de la soldado fue coherente y no tuvo ningún tipo de fisuras. Además, la declaración de varios de los compañeros dentro del cartel avalaron las horas y los tiempos descritos por T. No solo eso. Al declarar, la amiga de la joven que se iba a encontrar con ella también confirmó todo lo descripto por la víctima.

"Llegado el momento de valorar los elementos probatorios anteriormente mencionados, aunados hasta el momento a la pesquisa, entiendo que los mismos resultan suficientes para acreditar la materialidad del hecho que se investiga en estas actuaciones", razonó el juez Inchausti.

Para el magistrado, el relato brindado por la víctima "es coherente y circunstanciado" y además es "verosímil". "También debe destacarse que no se exhiben motivos que lleven a dudar de su veracidad ni se advierten razones de interés, odio o animadversión contra el encausado Vizcarra.
Sin perjuicio de todo lo expuesto, también debe señalarse que en el caso existen otras constancias que le adunan al relato de la víctima mayor credibilidad y valor probatorio", agregó.

No fue lo único que tuvo en cuenta el juez para procesarlo con prisión preventiva: también destacó lo violento que fue con su víctima para someterla e hizo énfasis en que se aprovechó de su posición jerárquica para lograr su objetivo.

Según dijo, se demostró que en el hecho "ha mediado violencia (…), pues no puede desconocerse que del relato de la víctima se desprende que Vizcarra utilizó su fuerza física para sujetarla al momento en que quiso retirarse de su habitación, que la arrojó a la cama, inmovilizándola, le tapó la boca, le quitó sus prendas de vestir y la penetró".

En ese sentido, el juez agregó: "Debe señalarse que el imputado practica artes marciales, y la víctima refirió que utilizaba distintas técnicas, sujetándola de forma tal que ella no podía defenderse".

Inchausti señaló que el oficial "abusó de la relación de autoridad o poder preexistente, en tanto no sólo Vizcarra resulta ser Superior Jerárquico de T.Y.M., -Sargento y Voluntaria del Ejército Nacional Argentino respectivamente- sino que al momento del hecho le impartía órdenes a su victimaria". El magistrado, además le trabó un embargo al imputado por medio millón de pesos.

T., por su parte, padeció a lo largo de estos casi dos años angustia y daños psicológicos importantes, según un informe elaborado por la Dirección de la Mujer de la Municipalidad de General Pueyrredón. El estudio determinó "síntomas de nerviosismo constante, problemas para dormir y pesadillas y episodios de ansiedad". En pocas palabras, un infierno.

Ante el Tribunal Oral Federal, según publicó el diario marplatense La Capital, las partes del juicio acordaron una pena de seis años de cumplimiento efectivo. Será el Tribunal el que deba homologar el acuerdo.

Otras Noticias