Caso Maldonado

"No hay elementos firmes para confirmar que se trate de una desaparición forzada"

Lo dijo el jefe de Gabinete, Marco Peña, al hablar de la causa por la desaparición de Santiago Maldonado en la Cámara de Diputados.
miércoles, 30 de agosto de 2017 · 14:38

En una sesión tensa de principio a fin, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, brindó hoy un informe de gestión ante el plenario de la Cámara de Diputados y salió al cruce de las críticas opositoras por el accionar del Gobierno respecto de la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado.

La recepción de Peña en el recinto, con carteles del rostro de Maldonado y la consigna de "aparición con vida" sobre cada una de las bancas opositoras, ya anticipaba el clima espeso que iba a teñir la sesión informativa.

A modo de reclamo, y en sintonía con la campaña en redes sociales, la pregunta "¿Dónde está Santiago Maldonado?" fue repetida por todos los diputados del Frente para la Victoria que tomaron la palabra.

Peña ratificó la postura que viene sosteniendo el Gobierno al asegurar que "todas las hipótesis están abiertas" y que "no hay elementos firmes en la causa que puedan confirmar que se trate de una desaparición forzada".

"Todas las hipótesis hoy están abiertas. No hay la posibilitad según el expediente judicial de poder dar por probada ninguna hipótesis. Por eso consideramos muy importante la prudencia institucional", señaló Peña en un mensaje dirigido a la oposición, a la que le pidió que cese en sus intentos de "politización" y en sus "acusaciones sin fundamento" contra el Gobierno.

El funcionario nacional negó además que el Poder Ejecutivo esté "encubriendo" a los responsables, en alusión a la posible participación de la Gendarmería, y sostuvo que por el contrario "es el primer interesado en que aparezca Santiago Maldonado".

Por caso, recordó que "desde el primer minuto se apartó a la Gendarmería de la investigación" para que sean otras fuerzas de seguridad, como la Prefectura y la Policía Federal las que lleven adelante las pesquisas.

"Hoy por hoy no descartamos ninguna hipótesis. No hemos actuado ni actuaríamos nunca encubriendo a nadie. Queremos que se sepa la verdad del caso", enfatizó Peña en el recinto.

Más allá de insistir en que por el momento no hay en la causa "elementos firmes" que dejen en evidencia un accionar fuera del marco legal por parte de la Gendarmería en la comunidad mapuche de Pu Lof en el departamento chubutense de Cushamen, prometió una respuesta "dura" por parte del Estado en caso de que se demuestre la hipótesis de un uso indebido de la fuerza pública.

"Seremos todo lo duro que tengamos que ser, como lo hemos sido en otros temas, con cualquier persona del Estado que se haya apartado un centímetro de la ley, particularmente en el uso de la fuerza pública", se comprometió.

Al margen de cómo vaya decantando la causa, Peña cuestionó los "agravios" recibidos por parte de quienes -a raíz del caso Maldonado- plantearon paralelismos entre las prácticas del Gobierno de Cambiemos con las utilizadas durante la última dictadura militar.

"Hemos vivido situaciones que nos preocupan. Se han recibido agravios que repudiamos profundamente. El intento político de insinuar permanentemente similitudes con la dictadura u otros procesos dolorosísimos y trágicos de nuestra historia carece de fundamento y sólo se explica por motivaciones políticas", protestó.

Y agregó: "Pedimos la prudencia a todos los sectores políticos, de la sociedad y particularmente a nuestros maestros y comunicadores. No hay que buscar enemigos, ni atacar a una fuerza de seguridad sin que haya elementos concretos en la investigación judicial que lo comprueben".

A su turno, Felipe Solá (Frente Renovador) también exigió respuestas a Peña y cargó contra la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por haber defendido a la Gendarmería, el blanco principal de la investigación.

"La ministra Bullrich llegó a decir en el Senado ´yo me banco a la Gendarmería´. Con un mínimo de experiencia, un funcionario debe saber que la información sobre un hecho ocurrido donde estuvo una fuerza de seguridad, siempre la tiene la fuerza de seguridad", señaló.

Al respecto, indicó que "la fuerza de seguridad conoce quiénes son -entre ellos- los que operaron, que ánimo tenían, qué orden recibieron, en qué lugar estuvieron y quiénes son los que están enfrente".

"Tienen información de inteligencia, tienen el cuadro completo. Son los que más saben del tema, y los que tienen más probabilidad de ocultar. Un ministro que se pone de parte ante una desaparición en Argentina comete una gravísima lesión a los argentinos. No tiene retorno lo que ha hecho la ministra Bullrich", sentenció.

"La intervención judicial dejó pasar mucho tiempo. La velocidad con que una fuerza de seguridad oculta es altísimo. Es una corporación. Hay un espíritu de cuerpo total. Tapar es lo que más saben hacer", completó el exgobernador bonaerense.

Por su parte, Pablo Kosiner (Bloque Justicialista) pidió que funcionarios del oficialismo y periodistas no se dediquen a "estigmatizar a la víctima" centrando el análisis sobre su eventual militancia en alguna organización social o política.

"No nos interesa eso, porque sería correr el eje del debate y empezar a dar vuelta el proceso de responsabilidad", se quejó.

Victoria Donda (Libres del Sur) le reprochó al Poder Ejecutivo no poner en marcha el protocolo que establece la Convención contra la Desaparición Forzada de Personas, "cuando está obligado por ley", sin necesidad de una condena firme .

"Eso que implicaría de manera inmediata apartar de sus cargos a los gendarmes que estuvieron en el momento de la represión para garantizar el normal desarrollo de la investigación. Estos siguen hoy en funciones intimidando a quienes deberían aportar datos para esclarecer los hechos", argumentó.

En otro pasaje de su intervención, Donda le solicitó a Peña el "inmediato apartamiento" del Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Noceti, de quien se sospecha que pudo haber impartido instrucciones en el operativo de Gendarmería.

Reforma política y elecciones

En otro orden, Peña adelantó algunas pistas sobre la agenda parlamentaria del oficialismo para después de las elecciones, y al respecto dijo que sería "un avance muy importante" retomar el proyecto de reforma política y electoral que "quedó pendiente" en el Senado.

Ante la consulta del diputado de Unión PRO Eduardo Amadeo, Peña remarcó que "la reforma política, que quedó pendiente, sería un avance muy importante para seguir modernizando el sistema electoral".

A su vez, pidió que se discuta "el Plan Maestro", proyecto que aún no ingresó al Congreso, y trabajar iniciativa para "luchar contra el narcotráfico" y en función de "generar más oportunidades de empleo".

En otro orden, rechazó las acusaciones del diputado kirchnerista Rodolfo Tailhade sobre un supuesto "engaño" a la ciudadanía pergeñado por el Gobierno a través de la "manipulación" del recuento provisorio, que arrojó diferencias respecto a los resultados que el martes pasado reveló el escrutinio definitivo.

Asimismo, criticó el "doble discurso con los derechos humanos" de parte de algunos sectores de la oposición, a los que acusó de refugiarse en un "silencio escalofriante" respecto de la situación de crisis institucional en Venezuela, que ya acumula más de 130 muertos.

Al comienzo de su discurso, Peña mostró datos alentadores sobre distintas variables de la economía, medidas por organismos oficiales, que darían cuenta de una recuperación respecto a la situación del año pasado.
 

Otras Noticias