Lavado de dinero

Casanello procesó a Báez y otros 26 imputados por integrar una banda

viernes, 25 de agosto de 2017 · 20:13

El juez federal Sebastián Casanello dictó hoy un nuevo procesamiento contra Lázaro Báez y otras 26 personas, por integrar una banda dedicada al blanqueo de capitales del empresario entre fines de 2010 y principios de 2013.

En una resolución de 750 páginas, el magistrado ordenó embargos y ratificó las prisiones preventivas: el procesamiento incluye a los cuatro hijos de Báez, Martín, Leandro, Sabrina y Melina Báez, por ser los beneficiarios de un entramado societario offshore que controlaba cuentas en Suiza a través de las cuales se habrían canalizado unos 60 millones de dólares en ese periodo.

A partir de la investigación llevada adelante por el Juzgado y la Fiscalía en los últimos años, Casanello realizó un análisis integral sobre más de dos docenas de hechos de lavado de dinero que fueron denunciados por distintos actores, tal como le fue requerido por la Sala II de la Cámara de Apelaciones en su fallo del pasado 10 de marzo, como paso previo al inicio del juicio oral y público.

La resolución expone cómo durante los últimos meses de 2010, Báez comenzó a gestar, a través de Leonardo Fariña, un esquema de lavado de activos que incluyó el envío al exterior, a través de financieras del microcentro porteño, de millonarias sumas de dinero ilícito originadas en el presunto esquema de corrupción institucional que se encuentra bajo investigación en el Juzgado de Julián Ercolini, por la entrega de fondos para obras públicas.

En ese contexto, Casanello tuvo por probado que, en enero de 2011, Fariña adquiere a Federico Elaskar con dinero de Báez la financiera SGI Argentina, con oficinas en Puerto Madero, desde donde se dirigen las operaciones de lavado de la banda y se gestiona la formación de una estructura jurídica y bancaria en el extranjero para albergar el dinero expatriado.

Posteriormente, el juez realizó un relevamiento de todo el entramado societario y bancario utilizado para resguardar el dinero en el exterior (Suiza, Panamá, Belice, Uruguay, España, Estados Unidos, etc.) mediante un análisis de las evidencias colectadas durante la investigación, que incluyen aquellos documentos remitidos por la justicia federal suiza.

Finalmente, en el fallo se aborda la maniobra fraudulenta a partir de la cual, según el juez, Báez reingresó al país parte de esa fortuna, con el auxilio de la sociedad suiza Helvetic Services Group, mediante la compra en el extranjero de bonos de la deuda pública argentina por un valor aproximado de 33 millones de dólares que fueron inmediatamente liquidados en el mercado de valores de la ciudad de Rosario.

El producto de esa venta (208 millones de pesos) fue abonado a Helvetic Services Group mediante el libramiento de nueve cheques, que fueron endosados en favor de Austral Construcciones, para que esta empresa los deposite en su cuenta bancaria del Banco de la Nación Argentina, sucursal Plaza de Mayo, en una operación que se intentó disfrazar bajo el ropaje de una emisión de acciones preferidas de Austral.

A lo largo de la resolución, difundida por el Centro de Información Judicial (CIJ), el juez desarrolla también más de una docena de maniobras de lavado de dinero que fueron llevadas a cabo en el mercado local, principalmente con ganancias derivadas de los fondos de Báez considerados "sucios" y que incluyeron la adquisición, entre otros muchos bienes inmuebles y muebles, de una estancia de cinco millones de dólares en la provincia de Mendoza y de dos automóviles de la marca italiana Ferrari.

Más de

Otras Noticias