causa por abuso sexual del sacerdote

“Hace tres años que estoy en esta lucha"

La madre denunció al cura Rasguido por el abuso sexual de su hijo de 15 años. Habló de intento de suicidio, su lucha y maniobras del poder de la curia.
jueves, 6 de abril de 2017 · 08:20

Alejandra, la mamá de uno de los menores que denunció al cura Rasgido en Andalgalá, habló por Radio Ancasti.

En marzo de 2014 denunció penalmente al cura Rasguido por abusos sexuales a su propio hijo de 15 años, que habrían ocurrido en la ciudad de Andalgalá y durante un viaje al distrito Aconquija. Dos meses después la Fiscalía lo imputó por cuatros hechos. Pasaron más de tres años y tras diversas dilaciones, la causa permanece a la espera de que se confirme la elevación a juicio.

La madre, comentó que ya están en la última audiencia: "Hace tres años que estoy en esta lucha, llegue al fin, por fin mañana será la última vez y ya tendremos la definición del juicio”.

Alejandra, indicó que reiteradas veces quisieron callarla y que cese con su lucha. "Se me ofreció dinero, en ese momento había contratado al abogado Lilljedahl de Catamarca, como toda gente pobre hice todo lo humano para conseguir dinero que él me pedio para defenderme”. Y continuó: "No llegó a los dos meses y me llamó el abogado Rojas para ofrecerme 100 mil pesos para que quede todo en la nada”.

Además, señaló al obispado de Andalgalá: "Le pidieron a la gente que se callara, que no saliera en los medios, siempre se me quiso bajar de la causa” y aseguró que "de parte de la Iglesia han ido personas hasta Andalgalá a golpearle la puerta para que dejen de apoyarnos”.

Por otra parte, Alejandra explicó lo que tuvo que padecer hasta que confirmó el abuso de su hijo: "Desde el 2003 que mi hijo empezó a tener cambios de personalidad. Él era un chico muy cariñoso, empezó a ser agresivo, no querían que lo tocara, que lo abrazara”.

"Nunca me hubiese ocurrido que venía de parte del cura, porque para mí venía de cerca de Dios. Me equivoque tanto”.

Asimismo, lo determinante: "mi hijo nos confesó. Siempre estuvo amenazado, hasta que su alma no pudo mas, Él intento suicidarse. Lo descolgamos de una soga con el hermano y mi nuera, lo tuve 4 días sedado e internado y a partir de ahí empecé mi lucha”.

Alejandra aseguró que el amor de madre es imparable: "Muchas veces me decían que la Iglesia tenía poder, incluso Lilljedahl me llegó a decir que yo no iba a poder porque la Iglesia tenía poder y yo le dije que el amor de una madre llega hasta el infinito y mas allá”.

Otras Noticias