Crisis en el sector informático

Apertura de las importaciones: Banghó despedirá a 700 trabajadores

La eliminación de aranceles a la importación de productos informáticos pone en peligro 10 mil puestos de trabajo. Banghó despedirá a 700 en las próximas semanas.
jueves, 19 de enero de 2017 · 17:42
La decisión del gobierno de Mauricio Macri de eliminar el arancel del 35% a las importaciones de computadoras, notebooks y tablets ya se hace sentir en la industria local y comenzó a generar, tal como se esperaba, cientos de despidos que podrían convertirse en miles en los próximos meses.

La empresa PC Arts Argentina, que controla la marca Banghó, anunció el cierre de la planta que posee en Florida, partido de Vicente López. A las casi 700 personas que trabajan allí la empresa las obligó a tomarse vacaciones y frenó la producción. "Si no hay marcha atrás con esto (apertura de importaciones) nos vamos a fundir" explicó Carlos Suaya, presidente de PC Arts Argentina.

Y advirtió: "Desde esta semana y por 15 días, la planta de Florida está de vacaciones. La otra, en el polo tecnológico de Parque Patricios, seguirá produciendo. Hay que ver qué sucede con los ministerios de Trabajo y Producción. En caso de que no cambie la decisión, seguiríamos sólo con la planta de Parque Patricios, de 100 empleados, y la de Florida cerraría".

Según fuentes del sector la apertura indiscriminada de las importaciones de computadoras y tablets ya generó unos 2 mil despidos de tres plantas que frenaron su producción.

Suaya aseguró que "no se entiende la medida. Con una pobreza de 32% no puede no reconocer que una planta genera cientos de puestos de trabajo, entre los directos y los indirectos, por las compras a proveedores" y explicó que si el arancel se bajara al 16%, que es el fijado por el Mercosur para la extrazona, con arancel 0% para los insumos, podrían competir.

Y sentenció: "El gobierno debe comprender que al trabajo hay que cuidarlo".

Por su parte el titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, encabezó este jueves una protesta frente al ministerio de Trabajo que conduce Jorge Triaca por la ola de despidos. "En una semana nos quedamos con mil trabajadores menos" denunció y advirtió por el posible cierre de la planta de Banghó.

Caló aseguró que las cesantías se incrementaron tras el anuncio oficial de quitar a partir de marzo el arancel a las importaciones de productos informáticos. Ya cerraron tres empresas en la Capital Federal, con más de 500 despidos. El año pasado 10 mil trabajadores perdieron su empleo y 14 mil estuvieron suspendidos, según datos de la UOM.



Más de

Otras Noticias