martes 31 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Quiere adoptarlas

El policía que ayudó a rescatar a las tres nenas pidió la guarda

Dos hermanas de 4 y 13 años, y una tía de ambas también de 13, lograron escapar de la casa donde sus padres las habían dejado hace un año. Lesiones graves, abuso sexual y explotación infantil.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
David Quijano, el oficial principal de la policía bonaerense que rescató a las niñas de 4, 12 y 13 años que durante más de un año fueron esclavizadas, torturadas y sometidas a abusos sexuales por una pareja umbanda, pidió la guarda de las tres chicas.

"Siento que me arrancaron algo. Con mi señora vamos a ir a visitarlas. Estamos dispuestos a traerlas los fines de semana para que jueguen con las nenas a adoptarlas. La casa es grande. Si no podemos, igual voy a ir a verlas; no le van a decir que no a alguien que solamente le quiere dar cariño, ¿no?", contó el efectivo en declaraciones al diario La Nación.

El efectivo estuvo poco tiempo con las niñas pero le bastó lo suficiente para no querer separarse de ellas, tras el calvario que debieron soportar siendo tan pequeñas durante un año y medio, y que las marcará de por vida.

De acuerdo a Quijano, las niñas le confesaron que planearon el escape: tuvieron que trepar una reja y un paredón de dos metros, con vidrios fijados con cemento. Corrieron, hasta que una vecina las protegió en su casa y llamó al 911.

El domingo por la la tarde, el policía y su esposa llevaron a las niñas hasta su casa. "No actuaban como cualquier chico. Entraron y se sentaron. La que tiene 13 años agarró una escoba para ponerse a barrer. Le dijimos que no, que tenía que jugar, no trabajar. Se quedaban quietas, como esperando recibir órdenes. A la hora de tomar la leche, se quedaron paradas al lado de la mesa. Les tuvimos que decir que se sentaran y que comieran galletitas, pan con dulce de leche", relató.

El lunes las tuvo que llevar a un instituto de La Plata, pero ayer se encargó de solicitar la guarda.

Te Puede Interesar