Rechazaron la apelación a fallos precedentes que obligan a pagar por bonos en default

EE.UU. le da dos duros reveses a la Argentina

martes, 17 de junio de 2014 · 06:00
La Corte Suprema de los Estados Unidos le propinó dos duros reveses a la Argentina en su extensa disputa con los fondos buitre, al rechazar una apelación a fallos precedentes que la obligan a pagar por bonos en default desde 2001 y dejar abierta la puerta a acreedores para rastrear activos argentinos en el mundo, embargarlos y tratar de cobrarlos. Parado en el peor escenario posible, ahora el Gobierno argentino debe definir su estrategia: cuenta con 25 días para pedirle a la Corte que "reconsidere" y dé revisión adicional al caso, pero con esto sólo ganaría tiempo para pasar el 30 de junio, cuando debe abonar unos 900 millones de dólares por intereses del bono Discount.
Luego la Argentina podría retornar al tribunal del Segundo Circuito de Nueva York, a cargo de Thomas Griesa, donde fue condenada inicialmente, e iniciar allí algún tipo de negociación con los fondos especulativos. 

El mismo Griesa abrió días atrás una puerta al gobierno para negociar con los fondos buitres una salida al conflicto judicial, al asegurar: "Si la Argentina está de verdad en una condición financiera que no puede pagar todas sus obligaciones, ¿qué hace alguien de buena fe? Viene a los tribunales a negociar". 

El máximo tribunal emitió un primer comunicado ayer en el que sin expresar comentarios denegó analizar y resolver la disputa del país con el fondo NML Capital LTD, gestionado por el estadounidense Paul Singer, que cuenta con un fallo de primera instancia y otro de la Cámara de Apelaciones a favor. Sin la participación de la jueza Sonia Sotomayor (la única latina de los nueve miembros) la Corte rechazó el "certiorari", un recurso extraordinario mediante el cual un tribunal de jerarquía superior puede revisar a su discreción una decisión de un tribunal inferior. Esa decisión ratificó una condena adoptada por un tribunal federal de Nueva York en favor de los fondos especulativos NML Capital y Aurelius, que rechazaron sumarse a reestructuraciones de 2005 y 2010, por las que el país normalizó el 93% de su pasivo externo con quitas de hasta 67% de los intereses. 
Más de