viernes 3 de febrero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Con bonos

El Gobierno estudia cancelar parte de la deuda con el Club de París

El equipo del ministro de Economía no descarta realizar una parte del pago con BONAR 2024.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

Una ingeniería financiera similar a la utilizada recientemente en la operación con Repsol por el 51% de las acciones de YPFLa "solución Repsol", así llaman en el Gobierno al reciente pago que realizó el Estado nacional entregando a los españoles unos u$s5.300 millones en bonos a valor nominal por el 51% de las acciones de YPF, podría ser parte de la ingeniería financiera que se utilice para cancelar la deuda con el Club de París por unos u$s10.000 millones.

En el equipo económico que conduce Kicillof no descartan esa propuesta más allá que las autoridades de ese organismo hayan manifestado que quieren un primer pago en efectivo de unos u$s2.000 millones.

El próximo 28 de mayo es la fecha clave ya que de acuerdo a fuentes cercanas a Economía comenzaran a las negociaciones definitivas para cerrar un acuerdo con el Club de París y quien lidera la negociación es el secretario de Finanzas Pablo López. 

Es que la llamada "solución Repsol" junto a la posterior venta de bonos BONAR 2024 por unos u$s2.800 millones de la petrolera española en el mercado financiero internacional le ha permitido indirectamente a Kicillof bajar el riesgo país de la Argentina.

Con esta ingeniería financiera, que de acuerdo a lo que supo Infobae fue armada por el trío que componen el secretario Legal y Técnico Carlos Zaninni, el ministro Axel Kicillof y el CEO de YPF Miguel Galluccio el Gobierno ha vuelto a colocar deuda en el mercado internacional de capitales ofreciendo una tasa del 8,75% anual, que es la tasa de interés nominal que paga el BONAR 24 de acuerdo a su condiciones de emisión. 

Pero no solo eso. La última colocación de deuda en el mercado internacional de capitales se hizo en el 2007 colocando unos u$s1.500 millones de BODEN 2015, un título en dólares a Venezuela. En ese entonces, la tasa que pagaba el bono era del 15% anual.

Esto implica que luego de siete años el Gobierno no solo vuelve a colocar un título en dólares en el mercado internacional de capitales sino que también reduce la tasa, o lo que de otra manera significa decir que bajó el riesgo país con la "solución Repsol". 

En ese sentido, esta semana será clave para saber el precio y la tasa de rendimiento en el mercado internacional del que algunos operadores del sistema financiero comienzan a llamar "la niña bonita del mercado".

El experto Rubén Pascuali de Mayoral Sociedad de Bolsa señala que "se trata de un bono que hacía falta en el mercado ya que el BONAR 24 es un bono largo a 10 años en dólares que viene a cubrir parte de la curva de rendimientos de los bonos que se encuentra entre una TIR anual que va del 8,95% para un BODEN 2015 con vencimiento en el año y del 10,8% de un Bono Par con vencimiento en el 2038". De acuerdo a las proyecciones de este especialista el BONAR 24 debería comenzar a cotizar esta semana en una franja que va de los u$s85 a u$s87 por lámina y su rendimiento será cercano al 11% anual.

 Pascuali afirma que la reciente venta del paquete del 11,8% de YPF que tenía Repsol indica que el Gobierno hizo un muy buen negocio. Si se toma el valor de u$s1.255 millones que se pagó en el mercado, el 51% de Repsol valdría unos u$s5.400 millones.  

En tanto que si se considera lo pagado por el 60% de los bonos BONAR 24 que vendió Repsol el viernes pasado en el mercado el valor presente llega a unos u$s4.700 millones. "Por ese motivo no se debe descartar que Axel Kicillof intente cancelar la deuda con el Club de Paris a través de una operación similar que al parecer le ha redituado un beneficio financiero al Gobierno comentan algunos especialistas del mercado financiero". 

Como antecedente de un pago en bonos se debe mencionar que en octubre del año pasado el Gobierno cerró un acuerdo con cinco empresas ante el Centro de Arbitraje de Inversiones del Banco Mundial (CIADI) y pagó una deuda con una quita del 25%. El total de deuda llegaba a los u$s677 millones, pero la misma tuvo una quita del 25% del capital. 

Este acuerdo fue logrado con empresas que tenían sentencias favorables de pago en tribunales internacionales. El acuerdo fue con cuatro empresas que litigaron contra el país ante el CIADI (Azurix, CMS Gas, Continental Casualty y Vivendi) y una quinta, National Grid, la que acudió a los tribunales de Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI-UNCITRAL).

Uno de los fondos que participó de los canjes de deuda fue el cuestionado Gramercy y otro fondo denominado fue Blue Ridge, del Bank of America, dueño de la deuda de CMS. La llamada "solución Repsol" podría ayudar a acelerar la cancelación de la deuda con el Club de Paris, pero desde Economía sostienen que para eso no será necesario acordar una revisión del Art IV con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Fuentes del MECON han mencionado recientemente que "no hay ninguna posibilidad que el FMI tenga algún tipo de incidencia en la negociación con el Club de París" y además destacan que "estamos abriendo una posibilidad a una misión del FMI que podría provocar algunas condicionalidades que este gobierno no aceptará".

La última oferta que habría hecho el Gobierno seria pagar unos u$s1.000 millones. El pedido de los funcionarios del Club de París es de unos u$s2.000 millones frente a los u$s250 millones de pago inicial que habría ofrecido del Gobierno con una intención de pagar en los próximos cinco años unos u$s1.500 millones.

 En el ambiente empresario la "solucion Repsol" ha generado bastante optimismo. Varias empresas europeas podrían beneficiarse con un acuerdo con el Club de París en particular porque el Banco Europeo de Inversiones podría dar créditos para prefinanciar exportaciones a tasas en euros que llegan al 2% anual.

El próximo 28 de mayo en Paris y con la probable asistencia del ministro Axel Kicillof y el secretario de Finanzas, Pablo López el Gobierno podría comenzar a cerrar la negociación pero una vez llegado el acuerdo es probable que el gobierno deba comenzar a negociar bilateralmente con los países acreedores.

Ente estos se encuentran Japón y Alemania, los más duros de la negociación y a los que se les debe unos u$s5.700 millones junto a Holanda, los Estados Unido, Italia, España, Suiza, Canadá, Francia, Gran Bretaña y Austria. A estos se suman Suecia, Dinamarca, Bélgica, Finlandia e Israel, para completar la lista de los 19 países que integran el organismo internacional. 

Te Puede Interesar