Cristina respondió al documento de la iglesia en un acto para recordar a carlos mugica

"Hoy no tenemos una sociedad enfrentada"

La Iglesia defendió el documento de los obispos y rechazó el descargo del oficialismo.
domingo, 11 de mayo de 2014 · 06:00
La presidenta Cristina Kirchner respondió al documento de la Iglesia durante un homenaje al padre Carlos Mugica y sostuvo que "hoy no tenemos una sociedad enfrentada en forma violenta como en otros tiempos".
"Hoy no tenemos una sociedad enfrentada en forma violenta, afortunadamente. A mí me tocó ser joven, tener miedo y temor en esa Argentina violenta. Violenta en serio", sostuvo Cristina, en rechazo al documento que difundió la Conferencia Episcopal Argentina este viernes, en el que sostuvo que "la Argentina está enferma de violencia".

Al inaugurar un mural en la Avenida 9 de Julio en homenaje a Mugica, al cumplirse este domingo 40 años de su asesinato a manos de la Triple A, la mandataria cuestionó la reproducción de ese documento en los medios como un enfrentamiento entre el Gobierno y la Iglesia y también cargó contra los dirigentes que viajan al Vaticano a reunirse con el Papa Francisco: "En lugar de ir a Roma a sacarse fotos, sería más conveniente que lo leyeran un poco más", pidió.

"Cuanto hoy me levanté y vi la tapa de los diarios y vi que alguien resumía o decía que hoy la Argentina es una Argentina violenta y me di cuenta que querían reeditar viejos enfrenamientos", sostuvo Cristina Kirchner, que encaró en su último mandato una nueva etapa en su relación con la Iglesia luego de años de chispazos.
Y, en otra crítica a los medios, agregó: "Los que crean que con un título de un diario van a provocar a esta Presidenta, discúlpenme, pero no lo van a poder hacer. No me van a provocar".

La mandataria agregó que "hoy no existe una sociedad enfrentada en una Argentina violenta" y remarcó que fue a su generación la que le tocó vivir "momentos muy trágicos, donde los argentinos se enfrentaban en serio", durante el terrorismo de Estado.

"Si me piden que elija el mensaje del Evangelio más profundo que no tuvo eco en ningún medio de comunicación del documento fue que  el amor vence al odio , porque esa es la esencia de Jesucristo", sostuvo la Presidenta en el cruce de Juncal y 9 de Julio, ante miles de militantes de organizaciones kirchneristas.
Y, en su mensaje dirigido a todos los cléricos, pidió "que nadie más permita dividir al pueblo de Dios, porque cada vez que se dividió masacraron a sus ovejas y a muchos de sus sacerdotes", al tiempo que advirtió: "Carlos fue víctima de una Argentina violenta, donde los argentinos se enfrentaban entre sí".

Asimismo, la Presidenta criticó a los dirigentes de la oposición, al remarcar que "la esencia del Evangelio" es "el amor que venció a los fariseos y también a Poncio Pilatos que se lavó las manos, como muchos se lavan las manos frente a los problemas de los que menos tienen".

"A mí me costó sangre, sudor y lágrimas pelear por más inclusión en la Argentina. Por eso creo que, con todos mis errores y horrores, y con todos mis pecados, estoy absolutamente convencida que de esa lucha porque los pobres tengan una vida más digna estoy haciendo el verdadero homenaje que Mugica le pedía a todos los argentinos", completó.

La obra de Mugica se ubicó cerca de la bajada de la autopista Illia, en la plaza de la Unión Europea, en la intersección con la calle Arroyo, mientras que en la cuadra siguiente, sobre la plaza Rodolfo Ortega Peña, entre Juncal y Arenales, quedará la imagen del pensador y fundador de la agrupación FORJA, Arturo Jauretche, que aún no tiene fecha de inauguración.

Estas nuevas imágenes que decorarán los canteros de la 9 de Julio poseen la misma estética que la gigantografía de Eva Perón instalada en el edificio del Ministerio de Desarrollo en 2011, también por iniciativa de Cristina Kirchner, y fueron creadas por el artista plástico Alejandro Marmo.

La presidenta compartió escenario con varios curas que trabajan en villas; el titular de la Sedronar, Juan Carlos Molina; el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; y el legislador porteño del PRO Cristian Ritondo, quien asistió en representación del jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri.
 
 
Respaldo
 
El diputado nacional Martín Insaurralde (FPV), respaldó el pronunciamiento de la Iglesia sobre la violencia y remarcó que "todo llamado a la paz debe ser valorado". "Más allá de poder estar de acuerdo con una palabra o no, todo llamado a la paz, a la convivencia pacífica, al cuidado por las drogas, debe ser valorado, para reflexionar sobre cómo mejorar como sociedad", sostuvo Insaurralde.

Dijo además que "hay que bajar un cambio y cuidarnos más entre todos para que haya menos violencia".
 
 
 
La Iglesia responsabiliza al Gobierno
 
El vocero de la Conferencia Episcopal Argentina, Jorge Oesterheld, ratificó el duro documento presentado por los obispos y rechazó el descargo del oficialismo, al asegurar que "el clima de paz y de concordia en el país es responsabilidad del Gobierno nacional".

"El Jefe de Gabinete (Jorge Capitanich) habló antes de que salga el documento, como atajándose", sostuvo el portavoz de la CEA, en referencia a los dichos del funcionario este viernes por la mañana.

En su habitual conferencia de prensa matutina, el chaqueño había asegurado que la inseguridad es un problema que le compete a todos los poderes del Estado y cuestionado a dirigentes políticos que deslindan en el Gobierno nacional responsabilidad sobre lo que no pueden resolver en sus propios distritos.

"Si todos los argentinos tenemos una preocupación respecto al tema y observamos la ocurrencia de hechos delictivos, entonces pensemos que es un problema que nos compete a todos, los gobernadores, el poder judicial y las fuerzas de seguridad", apuntó el ministro.

En respuesta, Oesterheld señaló en declaraciones radiales que "el clima de paz y de concordia en el país sí es responsabilidad del Gobierno nacional", al tiempo que también salió al cruce de las críticas que realizaron los dirigentes de La Cámpora Eduardo "Wado" De Pedro y José Ottavis al ser consultados sobre el documento eclesiástico.

El diputado bonaerense había considerado que "la Argentina hoy no está enferma", al tiempo que había asegurado que el país "sí estuvo enfermo de violencia en el 55, en el 76, en el 89 y también en el 2000".
 



Otras Noticias