por un paro cardiorrespiratorio

Murió la jueza de la Corte Suprema Carmen Argibay

Falleció esta tarde a los 74 años, fue la primera mujer en ser nominada por un gobierno democrático para integrar el cuerpo. El velorio será hoy en el edificio del máximo tribunal.
sábado, 10 de mayo de 2014 · 17:30
La jueza de la Corte Suprema Carmen María Argibay murió hoy en la ciudad de Buenos Aires, a los 74 años, tras sufrir un paro cardíaco. La magistrada padecía la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tenía complicaciones renales y problemas cardíacos y requería asistencia respiratoria. Estaba internada en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Durante los últimos meses, Argibay, fumadora habitual, había estado internada en varias oportunidades para someterse a estudios y cuidados médicos por sus inconvenientes de salud.

De amplia trayectoria en el derecho penal internacional, Argibay, abogada de la Universidad de Buenos Aires, fue la primera mujer elegida para la Corte Suprema de Justicia . Había prestado juramento el 3 de febrero de 2005.

En la última dictadura militar, Argibay había estado nueve meses detenida en la cárcel de Villa Devoto sin imputación, juicio ni proceso. "Me vinieron a buscar la madrugada del golpe, a las tres de la mañana, y me tiraron la puerta abajo a tiros. En nombre de querer defender la Constitución, ellos la pisotearon", había recordado en una entrevista.

La ministra de la Corte era una firme defensora de la independencia judicial y evitaba cualquier diálogo extraoficial con el Gobierno. "Siempre lo digo: la tarea de un juez de la Corte es antipática por naturaleza porque, para ser un buen juez, nuestro primer deber es ser desagradecidos con quien nos nombró. Estrecharle la mano con educación, agradecerle el cargo y no volverlo a ver", fueron las palabras que utilizó en 2007 para explicar su relación con el gobierno de Néstor Kirchner.

El fallecido ex presidente la había propuesto el 30 de diciembre de 2003 para ocupar uno de los sillones del máximo tribunal. En ese momento, Argibay trabajaba en La Haya como juez ad litem para el Tribunal Criminal Internacional que juzga los crímenes de guerra de la ex Yugoslavia.

Otras Noticias