jueves 26 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Tras la fuga de un represor, los acusados de crímenes de lesa humanidad ya no serán alojados en comisarías

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
31 de julio de 2008 - 00:00
(NA) - El Ministerio de Justicia anunció hoy que los detenidos acusados de cometer delitos de lesa humanidad ya no podrán ser alojados en comisarías, luego de que el represor Julián Corres se fugara de una dependencia policial de la localidad bonaerense de Bahía Blanca.

La resolución también instruyó al Servicio Penitenciario Federal a disponer, en el plazo de 48 horas, el traslado hacia cárceles comunes de los detenidos investigados por crímenes de lesa humanidad que permanezcan en dependencias policiales.

Según aclararon a Noticias Argentinas voceros de la cartera de Justicia, en 2004, cuando Aníbal Fernández se hizo cargo del Ministerio del Interior, se dictó una resolución similar que abarcó a la Policía Federal, Prefectura, Gendarmería y a la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

De esta forma, con la resolución publicada este jueves en el Boletín Oficial, se reforzó aquella orden instruida hace cuatro años.

En esta oportunidad, la cartera de Justicia fundamentó la resolución en los sucesos ocurridos en la fecha 26 de julio del corriente año, que derivaron en la fuga de Julián Oscar Corres de la Delegación Bahía Blanca de la Policía Federal Argentina.

Además, en la resolución firmada por Fernández se indicó que los calabozos de dependencias policiales han sido concebidos para albergar en forma transitoria a personas detenidas por infracciones al régimen contravencional.

A la vez, el Ministerio de Justicia aseguró que la población carcelaria alojada en dichas dependencias excede la capacidad disponible, y que los calabozos no reúnen las medidas de seguridad necesarias para albergar internos que presenten conductas conflictivas y de alta peligrosidad.

Estas circunstancias se agravan ante el hecho de que se trata de detenidos vinculados a causas en las que se investiga la comisión de delitos de lesa humanidad, cuyo juzgamiento importa a la ciudadanía toda bajo la premisa de Memoria, Verdad y Justicia, agregó el texto.

El represor Corres se escapó en la madrugada del sábado pasado de una dependencia policial de Bahía Blanca, donde se encontraba detenido acusado por crímenes de lesa humanidad, cometidos durante la última dictadura militar.

El Ministerio de Justicia ofreció una recompensa de 150 mil pesos para quien aporte información sobre el ex teniente coronel, de 56 años, que había sido identificado como uno de los militares que manejaba el centro clandestino La Escuelita de Bahía Blanca, señalado por impartir personalmente torturas con la picana eléctrica y acusado también por violaciones sexuales.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar