viernes 20 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Policías continúan autoacuartelados

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
8 de septiembre de 2006 - 00:00
SANTIAGO DEL ESTERO - Los policías que continúan autoacuartelados en la Jefatura de esa fuerza en la capital santiagueña prometieron que darán a conocer una declaración fijando su postura.

En ese sentido, un grupo de policías se retiró del lugar en compañía de abogados y señalaron que la declaración se efectuará a través de un comunicado de prensa.

En tanto, se supo que el gobernador santiagueño Gerardo Zamora mantuvo ayer una breve reunión con el ministro del Interior, Aníbal Fernández en la Casa Rosada.

En tanto, un total de siete comisarías cerraron ayer sus puertas en las ciudades de Santiago del Estero y La Banda, luego de que el ministro de gobierno provincial, José Emilio Neder, asegurara que "las demandas (de los policías autoacuartelados) son imposibles de cumplir".

Esta nueva medida de fuerza se llevaba a cabo en las comisarías número 1, 3, 7, 8, 12, 13 y 14 de dos de las principales ciudades de Santiago del Estero, tras las declaraciones realizadas por Neder a la emisora local Panomama.

Neder consignó a esa emisora que "son imposibles de cumplir" los planteos de los uniformados que desde la madrugada del martes último permanecen autoacuartelados en la Jefatura Central de policía provincial, en tanto los llamó a "deponer su actitud".

"Si deponen su actitud no recibirán sanción alguna pero, en caso contrario, las cuestiones administrativas por incumplimiento del deber seguirán su curso en las correspondientes jurisdicciones", dijo el ministro.

Ya ayer a la mañana, Neder había anunciado que el Ejecutivo local "sólo podrá acceder a la negociación en el blanqueo del 19 por ciento que hoy se le paga a la policía".

Neder afirmó que "todas las unidades regionales de la provincia están trabajando en forma normal" y que "la adhesión a este movimiento es sólo de un 10 por ciento sobre un total de cinco mil policías", puesto que el resto de los uniformados autoacuartelados "son jubilados", disparó.

Este fue otros de los motivos por los cuales los policías rebeldes resolvieron cerrar las puertas de siete comisarías.

Ocurre que minutos antes, Neder había afirmado que "toda la policía trabaja en forma normal, especialmente en la capital y La Banda donde el servicio se cumple al 100 por ciento; mientras que en el interior el servicio se cumple al 50 por ciento".

Este punto fue descartado por los autoacuartelados, quienes aseveraron que son unos tres mil los policías que se unieron al reclamo.

Según el comisario mayor (r) Ricardo Gutiérrez, "existen unos 3.150 hombres plegados a la medida de fuerza, sobre un total de 6.000 uniformados que tiene toda la provincia".

Los policías rebeldes participaron ayer a la tarde de un acto religioso oficiado por el secretario diocesano de DDHH, Sergio Lamberti, quien les pidió "tranquilidad".

Lamberti sostuvo que "no realizó esta visita en nombre de la Iglesia, sino en nombre de una inquietud personal", que busca "prestar ayuda espiritual a estas personas que se encuentran en una situación de conflicto".



Seguí leyendo

Te Puede Interesar