lunes 17 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Tucumán: complican a las ex religiosas

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
27 de septiembre de 2006 - 00:00
San Miguel de Tucumán (NA) -- La situación judicial de las ex monjas acusadas de la desaparición de Beatríz Argañaraz se agravó hoy, luego de que la Fiscal Adriana Giannoni decidiera sumarles una imputación por presunto "ocultamiento de persona".

Las imputadas, Susana del Valle Acosta y Nélida Fernández, que habían sido procesadas por privación ilegítima de la libertad, fueron llevadas a la Fiscalía número 8, donde nuevamente se abstuvieron de declarar. Acosta sorprendió a todos al llegar a Tribunales, ya que se mostró sonriente y, desde el automóvil policial, lanzó besos hacia sus familiares.

Por su parte, la Policía realizó una nueva serie de allanamientos para tratar de ubicar a Luis Fernández, el tercer imputado en la desaparición de Argañaraz.

Personal de Investigaciones requisó un neuropsiquiátrico, ya que habían recibido un informe acerca de que el remisero, hermano de Nélida Fernández, se encontraba en ese lugar. Los efectivos encargados estiman que Fernández está en Tucumán, por lo que tienen equipos distribuidos en distintos puntos de la ciudad para tratar de ubicarlo.

La situación del hermano de la ex novicia es sumamente complicada, luego de que Verónica Wiernes, su empleada doméstica, aseguró haber lavado el 1 de agosto una remera con sangre. Más tarde, en un allanamiento en su casa de barrio San Martín, los peritos, además de supuestas manchas de sangre, encontraron 14 cabellos en el congelador de una heladera.

Con estos elementos, la fiscal Giannoni probaría que el hombre habría colaborado con las ex novicias en la desaparición de "Betty". La docente fue vista por última vez el lunes 31 de julio, poco después de las 6, cuando salió de su casa para tomar un ómnibus de la línea 103 rumbo a su trabajo, donde nunca llegó. Como sus compañeros se preocuparon por su ausencia, denunciaron el hecho.

Algunos testigos aseguran que la docente tomó el colectivo y se bajó en la esquina de La Madrid y Alem, donde habría subido a un auto blanco. Días después, por el hecho fueron detenidas las ex religiosas compañeras de trabajo de Argañaraz, Acosta y Fernández, quienes se convirtieron en las principales imputadas del caso.



Temas

Te Puede Interesar