miércoles 19 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Papeleras: relocalizarán una de las plantas en Uruguay

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de septiembre de 2006 - 00:00
Buenos Aires - La compañía española Ence anunció hoy al Gobierno uruguayo su intención de relocalizar la planta de celulosa que inicialmente iba a construir en la ciudad de Fray Bentos, confirmó el titular de la empresa, Juan Luis Arregui.

Tras reunirse con el secretario de la Presidencia de Uruguay, Gonzalo Fernández, y el ministro de Industria, Jorge Lepra, Arregui confirmó que se "relocalizará la planta porque es imposible" construir dos papeleras en Fray Bentos, aunque enfatizó que en el nuevo emplazamiento "duplicará la producción de pasta".

Si bien los directivos de la empresa expresaron que están "estudiando" dónde reubicarán la fábrica, se estima que podría ser en Paysandú, ubicada frente a la localidad entrerriana de Colón, publicó el sitio de internet de la radio Espectador de Uruguay. "El lugar no lo sabemos pero vamos a relocalizar la planta porque es imposible hacer en Fray Bentos dos plantas como están proyectadas", aseguró Arregui en referencia al emprendimiento que lleva a cabo la firma finlandesa Botnia. El titular de Ence resaltó que la decisión no se tomó debido a "un problema medioambiental", tal como planteó la Argentina repetidas veces, sino a un problema de imposibilidad material".

"Nosotros nunca hemos hablado del conflicto Uruguay-Argentina, si es que lo hay porque no es un tema de empresas; es un tema de países, en el cual los dos son países grandes y libres y sabios y van a saber resolver ese tema", explicó Arregui. En este sentido, el empresario resaltó: "nos vamos a recolocar,

que quede bien claro, no porque haya un conflicto de intereses o un conflicto binacional. Nosotros tenemos magníficas relaciones con los dos gobiernos".

En tanto, la página de la Presidencia uruguaya publicó que el directivo de Ence consideró "estratégico, construir una fábrica de celulosa en Uruguay", por lo que aseguró que su reestructuración se efectuará "para alcanzar una mayor eficiencia, a los efectos de producir el doble de pasta" previsto.

Arregui señaló que los despidos de casi la totalidad de sus empleados se debió a una "reorganización corporativa de la compañía", que hubiera sido llevada a cabo "construyendo la planta o no". En tanto, la empresa finlandesa Botnia, dueña de la otra papelera que despertó el rechazo de los ambientalistas argentinos, anunció que paralizará sus obras de construcción, despertando también diversos rumores sobre la continuidad del proyecto. Botnia anunció a través de un comunicado que en las últimas horas "han sucedido hechos que incluyen la paralización total de las tareas por parte de los trabajadores y otros que atentan contra las formas normales de trabajo y convivencia en la obra".

De esta forma, las obras estarán detenidas hasta que se "restablezcan las condiciones requeridas para el desarrollo del emprendimiento", ya que un grupo de trabajadores se declaró en conflicto en rechazo a la llegada de técnicos del exterior para trabajar en la planta.

Encargados de prensa de la empresa aseguraron a la agencia Noticias Argentinas que los directivos de Botnia "no ahondaron en los motivos de la detención de las obras, sólo se expresaron a través del comunicado que fue difundido".

"No aclararon cuál fue exactamente el problema ni con quién. Tampoco confirmaron las medidas que se van a tomar en el futuro", sostuvo el vocero.

Mientras tanto, los empleados de ambas plantas manifestaron su preocupación ante la falta de respuestas concretas sobre qué sucederá con sus respectivas fuentes de trabajo. Desde el Sindicato de Trabajadores de la construcción uruguaya (SUNCA) se mostraron en desacuerdo con la decisión de Botnia, principalmente porque no se ha fijado aún "una fecha para restablecer el trabajo".

Por su parte, Diego Fau, delegado de los trabajadores administrativos de Ence aseguró que la compañía "engañó" al gobierno del presidente Tabaré Vázquez y sostuvo que emprendió un "plan de retirada" como parte de un proceso de "especulación financiera" liderado por los principales accionistas. "El paquete accionario de Ence cambió, dos personas han comprado la mayoría de la acciones. Son personas que se dedican a la compra y venta de empresas. Compraron la acción de Ence a 24 euros, hoy está a 37, con esta reestructuración podría saltar a 45. Es parte de una especulación financiera", concluyó Fau.
Temas

Te Puede Interesar