martes 25 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Otro hijo de desparecidos conoció su verdadera identidad

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de septiembre de 2006 - 00:00
Buenos Aires - La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo presentó hoy el caso de otro hijo de desaparecidos, el número 85, que conoció su verdadera identidad y a sus familiares biológicos luego de haber sido apropiado durante la última dictadura.

Marcos Suárez, quien fue secuestrado junto a su padre el 10 de diciembre de 1976 -cuando tenía un año de vida- y fue criado por una mujer que lo inscribió como hijo propio, llegó a Abuelas buscando su historia y descubrió que era hijo de desaparecidos. Después de preguntar muchas veces por su padre y tener respuestas confusas y esquivas, Marcos decidió acercarse a Abuelas para intentar encontrar a ese hombre que no aparecía en las fotos ni en los relatos familiares, según explicaron referentes del organismo de derechos humanos en conferencia de prensa. Pero la falta de fotos de sus primeros meses de vida y la existencia de un certificado de parto domiciliario, cuando la mujer que lo crió trabajada en un centro de salud, generó demasiadas sospechas y el joven decidió realizarse un análisis genético, que arrojó que era hijo de desaparecidos. Su padre se llamaba Hugo Suárez, era estudiante universitario y tenía 23 cuando fue detenido y secuestrado en Buenos Aires el 10 de diciembre de 1976.

Llevaba en sus brazos a Marcos, que ya tenía un año de vida, porque desde que habían secuestrado a su esposo y madre del chico –María Rosa Vedota- el 20 de octubre de 1976 no se despegaba de él. El chico fue criado por una mujer que lo anotó como propio, nacido en su domicilio y que no le dijo la verdad sobre su origen. La mujer falleció cuando Marcos tenía 14 años y él vivió con una hermana de ella.

En marzo pasado, el joven, de 31 años, se acercó a Abuelas preguntando por su padre y el 14 de septiembre pasado, como el análisis de ADN en su mano, se encontró con su abuela materna Modesta y sus tíos y primos. "El abrazo entre la abuela y el nieto fue conmovedor, parecía que se conocían desde hacía años", dijo la titular de Abuelas, Estela Carlotto, durante una conferencia de prensa realizada esta tarde para informar del hallazgo.

La familia paterna es boliviana y vive en el altiplano, pero sólo tiene familiares lejanos porque sus abuelos fallecieron hace unos años. Por su parte, el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, destacó que "este nuevo encuentro de un nieto con su verdadera historia es el resultado de un trabajo permanente de las Abuelas".

"El análisis realizado por la Comisión Nacional por el Derecho a la Identindad, que se hizo en el Hospital Durand y se comparó con las muestras del Banco Nacional de Datos Genéticos, otorga certeza absoluta sobre la familia de Marcos", subrayó Duhalde.
Temas

Te Puede Interesar