jueves 27 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Tucumán: encontraron restos humanos en allanamiento

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de septiembre de 2006 - 00:00
San Miguel de Tucumán (NA) -- Huesos pequeños calcinados y manchas de sangre fueron encontrados hoy por peritos de la policía científica en la casa de una hermana de una de las dos ex monjas detenidas por la desaparición de la maestra tucumana Ángela Beatriz Argañaraz. Los técnicos intentan determinar si el hallazgo tiene relación con la mujer, que desapareció el 31 de julio pasado.

En el allanamiento se encontraron además de los huesos calcinados, tres manchas de sangre que serán sometidas a pruebas de ADN. Susana Acosta y Nélida Fernández están acusadas de la privación ilegal de la libertad de Argañaraz. El allanamiento de hoy ha arrojado pruebas que determinarían, en las próximas horas,nuevas medidas en la investigación del caso, a cargo de la fiscal Adriana Giannone. En tanto, la policía continúa buscando a Luis Fernández, hermano de Nélida Fernández, la otra ex religiosa detenida, quien tenía que declarar hoy ante la fiscal Adriana Giannoni.

La vivienda de la hermana de Susana Acosta, ubicada en la localidad de Yerba Buena, fue allanada por la Policía Científica, por orden de la justicia tucumana. El allanamiento se realizó en la finca situada en la calle Universo 960, en la localidad de Yerba Buena, a 12 kilómetros de la capital tucumana.

Allí vive Azucena Guzmán, hermana mayor de Susana Acosta, y los efectivos policiales y bomberos utilizaron Luminol, con el fin de determinar si existen rastros de sangre. La justicia y la policía ya usaron el mismo procedimiento en la vivienda que Acosta y Nélida Fernández, las dos ex religiosas detenidas en la investigación, poseen en la capital tucumana.

En la misma prueba dispuesta por la justicia se utilizó el producto en el vehículo de las dos ex monjas, y tanto allí como en la casa se hallaron manchas de sangre. Los análisis posteriores determinaron que esas manchas pertenecían a la maestra desaparecida el pasado 31 de julio pasado.

La hipótesis que maneja la fiscal Adriana Giannoni da cuenta que a "Betty" Argañaraz la golpearon en la casa de las dos ex religiosas, y luego su cuerpo fue sacado de allí, pero aún no se pudo determinar que hicieron con él. El móvil del supuesto ataque estaría vinculado con manejos en el colegio "Pedro Roque Correa", donde Argañaraz iba a asumir como directora, puesto que era pretendido también por Nélida Fernández.

Por orden de la fiscal Giannoni la policía tucumana buscaba en provincias limítrofes a Luis Fernández, hermano de una de las ex monjas detenidas. El abogado de Fernández, Gustavo Morales, reconoció que el hombre no está en la provincia de Tucumán, por lo que se enviaron comisiones a Salta y Santiago del Estero para dar con él.

Hasta el momento, Nélida Fernández y Susana Acosta son las únicas acusadas de la desaparición de la maestra, pero para la fiscal Giannoni habrían contado con la ayuda de una tercera persona, y presume que esta podría ser el hermano de la primera.
Temas

Te Puede Interesar