viernes 20 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Benedicto XVI lamenta sus expresiones sobre el islam

El Papa citó un diálogo de un emperador de la época medieval. El texto decía: "Muéstrame lo nuevo que ha traído Mahoma y ahí sólo encontrarás cosas malas e inhumanas, como haber ordenado difundir con la espada la fe que predica (...). A Dios no le gusta la sangre",

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de septiembre de 2006 - 00:00
CIUDAD DEL VATICANO- El papa Benedicto XVI lamentó ayer sus afirmaciones sobre el islam que causaron una fuerte reacción de líderes musulmanes, en tanto el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, anunció una campaña para "apagar un incendio surgido de un equívoco".

"Estoy vivamente entristecido por las reacciones suscitadas por un breve paso de mi discurso considerado como ofensivo para la sensibilidad de los creyentes musulmanes mientras que se trataba de la citación de un texto medieval que no expresa de ninguna manera mi pensamiento personal", dijo Benedicto XVI durante la ceremonia del Angelus, informó la agencia italiana ANSA.

Esta fue la primera vez en que el Papa se refirió en forma personal al conflicto suscitado con el islam, ya que el sábado fue difundido un comunicado, escrito por Bertone, que indicaba que el Papa "lamentaba" que su discurso "haya sido interpretado de un modo que no correspondía a sus intenciones".

El Papa buscó así alejarse de las repercusiones de su mensaje del martes pasado, en la universidad alemana de Regengsburg, que desató la polémica con el islam.

En aquel discurso, Benedicto XVI citó un diálogo de la época medieval entre el emperador bizantino Manuel II Paleólogo con un erudito persa sobre el cristianismo y el islam.

"Muéstrame lo nuevo que ha traído Mahoma y ahí sólo encontrarás cosas malas e inhumanas, como haber ordenado difundir con la espada la fe que predica (...). A Dios no le gusta la sangre", dijo en el siglo XIV el emperador que fue citado por el Pontífice.

El Pontífice remarcó que sus declaraciones en Alemania fueron "una invitación al diálogo sincero y verdadero con un gran respeto mutuo" con el islam y repitió un segmento del comunicado de la víspera que señalaba que "espero que pueda apaciguar los corazones y clarificar el verdadero significado de mi discurso".

No obstante, el Ministerio del Interior italiano ordenó aumentar las medidas de seguridad, especialmente en el Vaticano y en Castelgandolfo, tras las amenazas contra el Papa originadas en Irak y Somalia.

En este contexto, una monja italiana de 65 años, que trabajaba como enfermera, fue asesinada hoy a tiros por dos hombres en un hospital de Mogadiscio, en Somalia.

"Partimos de que lo sucedido (en Mogadiscio) está relacionado con las declaraciones del Papa", dijo Yusuf Mohamed Siad, el encargado de la seguridad de la Unión de Tribunales Islámicos de Somalia.

En tanto, el cardenal Bertone, anunció una campaña diplomática para "apagar un incendio surgido de un equívoco" y dijo que existió una "manipulación un poco dura" en torno al discurso papal.

"Encargamos a los nuncios de los países musulmanes llevar y explicar mi declaración a las autoridades políticas y religiosas, teniendo presente los elementos que hasta ahora fueron descuidados", afirmó Bertone.



Disculpas

El secretario de Estado del Vaticano calificó como "manipulación un poco dura respecto a las intenciones que tenía el Papa" porque, sostuvo que, "de un denso y articulado discurso fue extrapolada sobre todo la citación referente al diálogo entre Manuel II Paleólogo y un erudito persa en la época de la toma de Constantinopla".

"La reducción de un discurso tan grande y programado hecho por el gran teólogo Joseph Ratzinger y reducirlo al fragmento de una cita, me parece una manipulación un poco pesada respecto a las intenciones del Papa", añadió Bertone.

Tras las palabras del Papa, los Hermanos Musulmanes de Egipto se mostraron satisfechos por las declaraciones de ayer de Benedicto XVI.

El líder de esa organización, Mohammed Mahdi Akef, dijo en el Cairo que "da igual si lo dijo con buena o mala intención, aceptamos sus disculpas porque no queremos provocar una crisis entre musulmanes y cristianos. El islam nos ha enseñado a tratar con otros de forma civilizada".

Pero el descontento con aquel mensaje del Pontífice persiste en la mayoría del mundo islámico.

En Teherán el Ministerio del Interior iraní convocó al nuncio del Vaticano y en diversos lugares del país se celebraron manifestaciones contra las palabras del Papa.

Por su parte, el rey de Marruecos, Mohammed VI, ordenó llamar a consultas al embajador marroquí ante la Santa Sede y transmitió una nota de protesta al Papa.

Asimismo, el mufti de Arabia Saudita, Abdelaziz Al al Sheij, recomendó ayer por su parte al Papa "que se dedique más minuciosamente al islam".

Hasta ahora, el Vaticano y Turquía mantienen sin modificaciones el previsto viaje d el Papa a este último país entre el 28 y 30 de noviembre.

"Espero que el viaje tenga lugar", dijo Bertone, mientras el canciller turco Abdullah Gul señaló que para su gobierno "no hay nada que hablar" respecto a "cualquier cambio" en el viaje programado.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar