domingo 16 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Rico declaró y volvió a su casa

A pesar de los rumores de detención, el ex carapintada quedó libre. El magistrado explicó que “no está suficientemente probada” la relación del ex militar con la desaparición de un matrimonio.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
15 de septiembre de 2006 - 00:00
El ex militar carapintada Aldo Rico fue beneficiado ayer con una falta de mérito tras negar las sospechas que lo vinculaban con el secuestro y la desaparición de un matrimonio en la última dictadura, cuando hasta su abogado defensor creía que iba a quedar preso por la gravedad de la acusación.

Tras declarar cuatro horas y media y presentar pruebas que negaban su participación en los secuestros de Delia Kennedy y su marido, Américo Sady, el ex diputado y ex intendente se retiró de los tribunales de San Martín en una camioneta con vidrios polarizados, luciendo una sonrisa frente a los periodistas que, durante todo el día, confiaban en su inminente detención y traslado a Campo de Mayo.

Fue el propio juez de la causa, Alberto Suares Araujo, que lo citó como sospechoso, el que minutos después de las 18.30, tras la salida de Rico, se asomó a la puerta de los tribunales para asegurar a la prensa que "no está suficientemente probado" que el ex líder carapintada haya participado "en una violación de los derechos humanos".

Así, confirmó que dispuso la falta de mérito de Rico -pese a que contaba con diez días más para estudiar el caso y resolver la situación procesal-, y remarcó que "la investigación sigue" su curso.

"Indudablemente preferí en este momento tomar esta medida dejando al señor Rico en libertad por entender que no hay pruebas. Si hubiese tenido pruebas suficientes, no me hubiera temblado la mano" para procesarlo y detenerlo, advirtió Suares Araujo.

Según explicó, Rico presentó "una profusa prueba" que ahora habrá que analizar, subrayó que el ex intendente "nunca prestó servicio en Campo de Mayo" y resaltó que el ex militar "siempre estuvo a derecho" cada vez que lo se lo requirió en el marco del sumario que se sigue, con lo cual no hay motivos para disponer su arresto.

La querella de la causa por los hechos de Campo de Mayo apelará ante la Cámara de San Martín la resolución, según adelantaron a DyN fuentes de esa parte. Y ratificaron que insistirán con su teoría del "codominio funcional del hecho", o sea que "para lograr que se puedan ejecutar diferentes delitos, hay un pacto entre los coautores, donde todos se reparten tareas y colaboran para la concreción, en este caso, de un plan de exterminio".

Desde que se conoció hace unos días su llamado a indagatoria por su pasado en la dictadura militar, la posibilidad de que Rico terminara preso fue un rumor casi confirmado, e incluso ayer, a las 8, llegó a los tribunales de la calle San Lorenzo, en San Martín, con un bolso llevando sus pertenencias que necesitaría en un primer momento por si quedaba detenido.

Hasta el abogado defensor de Rico, Eduardo Moreira, dijo ante los medios que la imputación de privación ilegal de la libertad "no admite de modo alguno la excarcelación", por lo cual la defensa "tampoco lo va a intentar" y añadió: "Obviamente vino preparado" para quedar detenido.
Temas

Te Puede Interesar