sábado 28 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Polémica en Londres

Para el integrante del Ejército sería una forma de solucionar la disputa de soberanía del Atlántico Sur. La solicitud la realizó por medio de una carta publicada en el diario londinense The Times.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
20 de diciembre de 2006 - 00:00
Con la típica flema británica y a través de cartas de lectores en el tradicional diario londinense The Times, una incipiente polémica se registró en el Reino Unido luego de que un militar británico propusiera entregar la isla Gran Malvina a la Argentina como una forma de solucionar la disputa de soberanía del Atlántico Sur.

"Podríamos empezar por ofrecer (a la Argentina) la Isla Gran Malvina (West Falkland Island), que tiene una población granjera muy pequeña", señaló el capitán E. P. Carlisle.

En una carta publicada el 6 de diciembre pasado, el militar británico justificó la propuesta, al considerar que "al acercarse el 25 aniversario del conflicto de las Malvinas (Falklands)", el gobierno británico "debería dar pasos para resolver" la disputa.

Para Carlisle, el diferendo con Buenos Aires "daña" las "relaciones comerciales con Argentina y otros países sudamericanos".

El militar consideró que los argentinos reclaman las islas, las cuales les fueron quitadas "por la fuerza hace unos 170 años" por los británicos.

"A menos que se alcance un acuerdo, nunca obtendremos el petróleo de los recursos que se cree que existen en los mares circundantes", evaluó Carlisle, quien apuntó que "virtualmente todos" los integrantes de Naciones Unidas respaldan el reclamo argentino.

Y señaló: "después de cualquier guerra, la única política sensata es hacer a tu enemigo tu amigo".

Según pudo saber la agencia Noticias Argentinas, la propuesta del militar británico fue bien acogida por el Gobierno argentino, especialmente por el canciller Jorge Taiana, quien habría manifestado a algunos de sus colaboradores su satisfacción por el hecho de que un ciudadano residente en Malvinas admita la "razonabilidad" del reclamo argentino por la soberanía de las islas.

De hecho, Taiana habría considerado "muy positivo" el reconocimiento de este ciudadano sobre la necesidad de devolver a la Argentina la parte de su territorio nacional, más allá de la pertinencia de la metodología que propone como un primer avance hacia la solución definitiva de la controversia.

La polémica a través de las páginas del Times no tardó en dispararse: el 12 de diciembre el diario publicó una carta del lector londinense Anthony Aust en la que le recomendó a Carlisle leer la "Constitución" británica de las islas, de 1985, que consagra –según el Reino Unido- el "derecho a la autodeterminación del pueblo" isleño.

Ayer, otro lector identificado como P. J. Pepper refutó la posición de Carlisle, al sostener que en todas sus visitas a la isla Gran Malvina nunca encontró "ninguna simpatía por el reclamo de la Argentina".

"La opinión allí, como en el resto de las Malvinas (Falklands), es sólida a favor de la soberanía británica", remarcó.

Además, apuntó que la disputa por el archipiélago, "no le impide más a Gran Bretaña comerciar con Argentina".

"Bajo la gestión del ex ministro de Relaciones Exteriores Guido Di Tella, las compañías británicas fueron privilegiadas por sobre otras con la esperanza de construir un lobby empresarial pro-argentino en Gran Bretaña", sostuvo el lector.



Seguí leyendo

Te Puede Interesar