sábado 28 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Declaran en rebeldía a los iraníes imputados

El juez también encomendó al defensor oficial Eduardo Dromi que asuma la representación de los nueve sospechosos. Hasta ahora ninguno de ellos designó abogados pese a que fueron intimados para ello.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de diciembre de 2006 - 00:00
El juez federal Rodolfo Canicoba Corral declaró ayer en rebeldía al ex presidente de Irán Alí Akbar Rafsanjani y a otros ocho sospechosos de los 85 homicidios cometidos en el atentado contra la sede de AMIA, ya que no se presentaron ante la Justicia que requirió sus capturas.

Voceros judiciales informaron que además de la declaración de rebeldía de los acusados, el juez encomendó al defensor oficial Eduardo Dromi asumir la representación de los nueve sospechosos, porque ninguno de ellos designó abogados pese a que fueron intimados para ello.

No obstante, a pesar de la designación del defensor oficial, trascendió que en los próximos días asumirá la defensa de los ex funcionarios iraníes el abogado Juan Martín Cerolini, quien trabajó en la defensa de los "horneros" en la causa por el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas.

Según la decisión de Canicoba Corral, ahora se encuentran en rebeldía el ex presidente de Irán entre 1989 y 1997, Ali Akbar Rafsanjani, y su ex ministro de Información y Seguridad, Ali Fallahijana, a quienes imputó de ser los autores ideológicos de la masacre que dejó un saldo de 85 muertos el 18 de julio de 1994.

El listado también incluye al ex canciller Ali Akbar Velayati, al ex comandante de la Guardia Revolucionaria de los Pasdarans Mohsen Rezai, al ex jefe de Servicio de Seguridad Exterior de Hezbollah, Imad Fayez Moughnieh; y al ex consejero cultural de la Embajada de Irán en Argentina, Mohsen Rabbani.

Además, el juez pidió la captura (y declaró en rebeldía) al ex tercer secretario de la Embajada en Buenos Aires Ahmad Reza Ashgari (o Mohsen Randjbaran) y al ex comandante de las fuerzas QUDS Ahamd Vahidi.

Ahora, a partir de la declaración de rebeldía, los imputados quedaron a un paso de ser considerados legalmente prófugos de la Justicia argentina si no se ponen a su disposición.

El 9 de noviembre último, el juez Canicoba Corral había ordenado la captura de los ex funcionarios iraníes, a los que culpó por el atentado a la mutual judía ocurrido en julio de 1994.

En esa resolución, Canicoba Corral decretó que en la investigación por el ataque a la AMIA se investigan delitos de "lesa humanidad", por lo que la causa es ahora imprescriptible y no corre riesgos de ser archivada.

La decisión de Canicoba Corral coincidió con el requerimiento que días atrás había formulado el fiscal federal Alberto Nisman, aunque el juez agregó en el listado a un ex embajador cuya orden de captura –dictada en su momento por el ex juez Juan José Galeano- había sido dada de baja por INTERPOL.

Se trata del ex embajador de Irán en Buenos Aires Hadi Soleimanpour, quien había sido detenido en Londres, pero el Gobierno británico se negó a extraditarlo por falta de pruebas.

El magistrado decidió reiterar su pedido de captura y la de otros ex funcionarios iraníes de primera línea, cuya detención también había sido reclamada sin éxito por Galeano.

En el requerimiento formulado por el fiscal Nisman se había asegurado que el grupo que armó el atentado llego a la Argentina por el aeropuerto internacional de Ezeiza el 1 de julio de 1994 y se fue por el Aeroparque metropolitano el mismo 18 de julio, una hora antes del atentado, ocurrido a las 9.53.

"Sus máximas autoridades de entonces fueron quienes tomaron la decisión de llevarlo a cabo, diagramaron su implementación y encomendaron su ejecución a la organización terrorista libanesa Hezbollah", dijo Nisman en aquella oportunidad.

El fiscal explicó el ataque como una suerte de represalia contra la Argentina por la rescisión de contratos de provisión nuclear que realizó el Gobierno del ex presidente Carlos Menem con la república islámica.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar