sábado 28 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Fractura radical

El sector que quiere candidatos propios para las próximas elecciones es el de la secretaria general del partido, Margarita Stolbizer. Los que quieren un acuerdo con el ex ministro de Economía son alfonsinistas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
17 de diciembre de 2006 - 00:00
La convención provincial del radicalismo quedó ayer fracturada con la elección de dos mesas directivas, en medio de acusaciones cruzadas entre el sector que apoya un acuerdo electoral con Roberto Lavagna y quienes proponen ir a los comicios de 2007 con candidatos propios.

La fractura, que podría resolverse por vía judicial, quedó ayer expuesta durante el encuentro de dirigentes que sesionó en el club Juventud Unida de la ciudad bonaerense de Las Flores, a casi 200 kilómetros al sudoeste de la Capital Federal.

La secretaria general del partido, Margarita Stolbizer, acusó a los denominados radicales lavagnistas, encabezados por Leopoldo Moreau, de cometer "fraude" para imponer autoridades sin aprobación de la mayoría.

Stolbizer indicó que ese sector adelantó por la mañana el inicio del encuentro y "votó sin la debida acreditación de todos los convencionales".

Moreau por su parte rechazó la acusación y explicó que la convención sesionó "con normalidad" y con los convencionales que establece la carta orgánica partidaria.

De esta forma, quedaron conformadas dos mesas directivas, una integrada por Germán Mayofre, Oscar Aranda y Fernando Carrizo (impulsada por los radicales L) y otra por Mariano Grau; Mario Barbieri y José Luis Peralta (promovida por los stolbicistas).

Todo se inició a las 10:00 con las acreditaciones de los convencionales radicales de toda la provincia de Buenos Aires.

Una hora después se constituyó la convención partidaria con todos los presentes. En este punto es donde comienzan las versiones contrapuestas.

Según allegados a Moreau, el sector de Stolbizer se retiró por la mañana de la convención por lo que la elección se realizó sin la presencia de esos dirigentes.

Pero la secretaria de la UCR sostiene que el sector encabezado por Moreau, Federico Storani y Raúl Alfonsin adelantó el inicio del encuentro y votó sin la debida acreditación de todos los convencionales.

"Yo diría que hoy hay dos radicalismos, no sólo en términos formales, porque hay dos mesas de conducción que se han elegido, para nosotros es nula la que hubo más temprano", refutó Stolbizer.

La dirigente agregó que también "hay dos radicalismos en términos políticos" porque "hay uno que quiere utilizar el fraude y la patota para permanecer y hay quienes queremos un partido distinto".

"Lo que ocurrió es que un elite que se cree dueña del partido y que no contata con la mayoría inició la convención sin dejar hablar a nadie y, en una votación a mano alzada, estableció sus autoridades", expresó la dirigente.



Por la coalición

En diálogo con la agencia Télam, Moreau ratificó que "la convención se desarrolló con normalidad y ajustada a lo que establece la Carta Orgánica partidaria, con 126 convencionales presentes que intervinieron en la votación".

"La elección se realizó dentro de las normas partidarias", aseguró el ex diputado.

"Este resultado encolumna a la Provincia de Buenos Aires con lo resuelto en la Convención Nacional de Rosario y hace dos semanas atrás en el Comité Nacional partidario en el sentido de promover una amplia coalición opositora que sea capaz de mostrarse como alternativa competitiva frente al kirchnerismo", dijo Moreau.

Stolbizer denunció que los radicales L intentaron "fraguar" o "hacer fraude", porque "hay un radicalismo que sigue dispuesto a sostener maniobras fraudulentas para perpetuarse en los espacios de representación del partido".
Seguí leyendo

Te Puede Interesar