viernes 1 de marzo de 2024

Para Kirchner fue un acto de “irresponsabilidad”

El jefe de Estado Néstor Kirchner acusó ayer por primera vez al sindicalismo de los violentos incidentes ocurridos en la quinta de San Vicente, al mencionar la "irresponsabilidad" de los organizadores de un acto que "avergüenza a todos los argentinos".

"El general Perón no merecía semejante irresponsabilidad de los que hicieron un acto que nos avergüenza a todos los argentinos, como tampoco lo merecen los trabajadores", afirmó.

Kirchner advirtió además que los argentinos están "hartos y cansados de ver pelear a dirigentes".

El Presidente aludió así a los enfrentamientos del 17 de octubre en San Vicente durante un discurso pronunciado en la localidad pampeana de Trenel, y fue la primera oportunidad en la que aludió a la responsabilidad de los organizadores sindicales del acto.

"Que nunca más las cámaras de televisión vean a los argentinos disputarse con violencia, sean del partido que sean, el traslado de un gran hombre, un gran dirigente, a su destino final".

El jefe del Estado argumentó que esos episodios se repiten porque "todavía se producen arrebatos de este infierno que no nos quiere dejar salir".

Los conceptos del Presidente fueron los primeros en atribuir responsabilidades a los dirigentes sindicales que disputaron con balas, palos y piedras un espacio cercano al mausoleo donde fue depositado el cuerpo de Perón.

Mientras tanto, la política de deslindar culpas alcanzó ayer también a los responsables de la seguridad del acto.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, un aspirante a la gobernación bonaerense, polemizó con el actual mandatario Felipe Solá por las fallas que hicieron posible los enfrentamientos.

El ministro del Interior sostuvo que "correspondía al Gobierno provincial" la seguridad del acto, dado que su responsabilidad estaba centrada en la custodia del féretro de Perón, y sólo llegaba hasta los límites de la quinta 17 de Octubre, en San Vicente.

En respuesta, Solá negó sentirse "responsable" por los sucesos y advirtió que no hablaría más sobre ese tema.

Fuentes felipistas recordaron que la semana pasada se había firmado "un acta" por el que se cedía la seguridad en la quinta a los grupos sindicales, una parte de los cuales fueron los protagonistas de los desmanes.

Fernández también sostuvo que los enfrentamientos fueron "armados" por sectores desplazados, entre los que incluyó al "duhaldismo residual".

"No tengo duda de que esto fue montado, llevado a cabo con la concreta realidad y situación que el Presidente no estuviera presente o que, eventualmente, el presidente hubiera llegado y que fuera destinatario de estas bullas", dijo el ministro.

En este caso, la encargada de responder fue la senadora Hilda "Chiche" Duhalde, quien advirtió que Kirchner "parece que tuviera miedo a enfrentar las realidades" y de "hacerse cargo de las cosas que suceden en el país".

La esposa del ex presidente Duhalde opinó que el jefe del Estado tiene "un discurso esquizofrénico".

La legisladora evaluó que los graves incidentes del martes fueron fruto de "un enfrentamiento entre dos sindicatos", pero no consideró que hubieran surgido de una intención "conspirativa", como denunció Kirchner el día siguiente de los hechos.

Según la senadora, "cuando pasan estas cosas los dirigentes tenemos que hacernos responsables de lo que sucede y decir este grupo se escapó de mis manos, este grupo tiene que ser sancionado , y no mirar para otro lado, no borrarse".

Te Puede Interesar