Los abuelos que emocionan a todos

Visita cada día a su mujer con Alzheimer: “Ella se olvidará de mí, pero no lo cambiaría por nada”

viernes, 23 de abril de 2021 · 15:30

BARCELONA- Conocer la historia de Xavier y Carmen es creer en el amor más puro e incondicional que puede existir. Un matrimonio, que después de 66 años, ha logrado combatirlo todo y que nada les separe, ni siquiera la enfermedad. Su vida ha saltado a la primera plana de la información después de que Cuatro al día entrevistase a Xavier, quien acude diariamente a visitar a su mujer Carmen a la residencia donde está ingresada por Alzheimer desde hace cuatro años.

Sin embargo, debido a las restricciones por covid-19, estas visitas no pueden hacerse presenciales, así que Xavier llega al centro y se sienta al lado de una ventana hasta que aparece su esposa. Una imagen conmovedora que ha tocado el corazón de los espectadores.

La historia de amor de Xavier y Carmen empezó hace 66 años con un flechazo y tras más de seis décadas juntos, el amor se mantiene. No importa que ya no vivan juntos porque ella tiene Alzheimer y está en una residencia, ni siquiera que ella incluso pueda llegar a olvidar determinados momentos o personas. Xavier, con 90 años ya cumplidos, no duda en acudir a visitar a su esposa.

“Vengo todos los días desde que está aquí, hace casi cuatro años”, relataba Xavier. Aunque debido a la pandemia por covid-19, se prohibieron las visitas presenciales y estas finalmente han de hacerse a través de una ventana. Nada de eso importa con tal de ver la sonrisa de su Carmen.

La enfermedad ha afectado mucho a Carmen, que no puede hablar por lo que tampoco pedir ayuda en caso de tener algún problema. “En casa se caía algunas veces y yo oía el golpe, pero quejarse no. Parecía que le hubieran cortado la lengua”, explicaba.

Además, Carmen no es capaz de acordarse de muchos de sus recuerdos, pero Xavier sabe que cuando él acude a verla, ella se siente feliz: “Me quiere mucho, cuando me ve se le pone cara de alegría”. De hecho, las imágenes hablan por sí solas: ella en el interior de la residencia y él, al otro lado de la ventana gesticulando. “Hago gestos con la mano y parece que se ríe”, relataba emocionado.

Por último, hay una pregunta que Xavier le hace a menudo a Carmen: “¿Me quieres, Carmen? Yo te quiero mucho, lo sabes”. Y finalizaba: “Ella se olvidará de mí, pero mientras yo tenga un atisbo de conocimiento no la olvidaré. No la cambiaría por nadie”.

Fuente: La Vanguardia. 

Otras Noticias