Preocupación

Dramático: Italia convulsionada por el suicidio de dos enfermeras infectadas

Daniela Trezzi y Silvia Luchetta eran parte de los más de 5,700 infectados del personal sanitario
jueves, 26 de marzo de 2020 · 09:12

Dos enfermeras decidieron quitarse la vida en medio de la pandemia del Coronavirus que azota a gran parte del mundo y especialmente a Italia

Daniela Trezzi era enfermera, tenía 34 años y  trabajaba en la Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital San Gerardo en la ciudad italiana de Monza, Lombardía, hasta que se enfermó del virus Covid-19.

El director general del nosocomio, confirmó la trágica decisión de Trezzi y aclaró que: "Daniela se encontraba en casa enferma desde el 10 de marzo sin ningún tipo de vigilancia".

Al no recibir noticias de ella por varios días, decidieron ir a verla, con los cuidados correspondientes y con la policía, para ver en que situación estaba y la encontraron ahorcada.

Según sus amigos, ella estaba con mucho temor de vivir, no por el dolor, sino por la posibilidad de haber contagiado o contagiar a alguien, sean sus pacientes o su gente cercana.

El otro caso es el de Silvia Luchetta, 49 años, del hospital de Jesolo, en el Veneto, quien agobiada por el estrés nervioso, el agotamiento y el dolor por la tragedia de los enfermos que veía todo el día también decidió quitarse la vida y se arrojara al mar”.

Silvia, según señala Clarín, era una de las más activas en la relación con los pacientes. Las enfermeras se comunican en terapia intensiva con los pacientes entubados mostrándoles carteles. “¿Estas bien?”, “¿llamó tu hijo?”, “¿estás mejor, te mandamos a otro sector?”. 

“En la sala ahora huérfana de la enfermera Luchetta han quedado los carteles con los que trataba de levantar el ánimo de sus amigos, los enfermos. No se atreven a contarles lo que pasó a los pacientes que están al borde de la muerte, prefieren decirles que Silvia fue transferida”.

Hasta hoy son 29 los médicos que han perdido la vida. Los dos últimos son Rosario Lupo, de Bérgamo, y Giuseppe Fasoli, médico jubilado que se había presentado como voluntario en Brescia, donde la necesidad de profesionales es desesperante. 

 

Otras Noticias