miércoles 5 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Desapareció seis años y encontraron su cuerpo momificado en una heladera

La mujer era madre de dos niños y estaba desaparecida desde el 2013 cuando tenía 29 años. Encontraron el cuerpo dentro de un refrigerador.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de mayo de 2019 - 09:57 Por Redacción El Ancasti

Heather Anne Lacey, oriunda de Florida, Estados Unidos y madre de dos hijos, desapareció a los 29 años en el 2013. Lilian Argueta, quien es dueña de un depósito, fue quien encontró el cuerpo de Lacey. Las autoridades lograron localizar el cadáver después de que ella denunciara haber encontrado el cuerpo momificado de una mujer dentro de una heladera que debió transportar a su taller.

Argueta es dueña de un depósito de metales y había sido contratada para vaciar el departamento de Jonathan Escarzaga, de 36 años, quien falleció y tenía pertenencias que no fueron reclamadas. De no haber sido por su muerte, el cadáver de Lacey nunca habría aparecido.

El administrador del edificio de Escarzaga contrató a la empresa de Argueta para que vaciara el departamento en el condado de Hollywood, Florida. Cuando la mujer llevó el congelador a su taller, tardó más de un mes en abrirlo y darse cuenta que tenía un cuerpo adentro.

Las autoridades policiales confirmaron que Lacey fue identificada gracias a sus huellas dactilares. “Pensé que era una bruja o un maniquí”, dijo Argueta. “Pensé, ‘No puede ser una persona’. Pero había un mal olor “.

La policía sigue investigando cómo es que Heather Anne Lacey terminó en un refrigerador, y más si era un hombre con el que no tenía vínculos. Escarzaga era mecánico de aviones y la causa de su muerte no fue revelada.

La dueña del depósito de metales reciclables abrió el contenedor y se encontró con el cuerpo momificado de Lacey. El cadáver  estaba encogido, con la piel oscurecida como una momia. La mujer quedó con la cara de costado, con los brazos levantados como si estuviese empujando la puerta y las piernas comprimidas hacia arriba.

“Me siento mal. Ella era una mujer, y algo malo le pasó”, dijó Argueta. La última vez que la víctima y su familia hablaron fue en el otoño del 2013. Lacey era la mayor de tres hermanas.

“Mi papá hablaba con ella todos los días hasta el Día de Acción de Gracias”, dijo Amber Lacey, la hermana menor de Heather. “Necesitaba ese teléfono para negocios y cuando estaba desconectado, sabía que algo estaba mal”.

“Era una chica muy inteligente y tenía muchas cosas a su favor y, desafortunadamente, su caída fue por consumir drogas, y ser adicta”, dijo la madre de Lacey, Patti Palumbo. “La puso en un ciclo que nos llevó aquí”.

La mujer fue a la Universidad Internacional de Florida en Miami pero dejó el curso por el nacimiento de uno de sus hijos. La cesárea la dejó con dolor crónico, por lo que Lacey se hizo adicta a los tranquilizantes y luego a la cocaína.

“Cuando Lacey desapareció, “nos dimos cuenta enseguida”, dijo Palumbo. “Para el Día de Acción de Gracias y Navidad, ella no había llamado, así no era ella” .

 

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
mas de 500 heridos por un sismo en el noroeste de iran

Te Puede Interesar