martes 31 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Dos resoluciones obligan a que se abran, pero no se hace

Malestar por peatonales y pasajes cerrados en las Mil

Uno de los pasajes fue cerrado por el párroco de la iglesia San Pío X para destinar el espacio al comedor.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
A pesar de que existen dos resoluciones del Juzgado Municipal Nº 1, una de ellas intimando al párroco de la Iglesia San Pío X para que realice la apertura de un pasaje que se cerró hace ya un año.

De acuerdo con el dictamen de la jueza Ruth Castro emitido el año pasado se ordenaba la demolición y apertura inmediata del pasaje, sin embargo, se hizo caso omiso a la decisión y por el contrario se respondió con un pedido del sacerdote para que no se lleve a cabo la resolución y se lo traslade al Concejo Deliberante para que se sean los concejales quienes decidan. 

El pasaje en cuestión se encuentra entre la peatonal 11 y 12 entre el Polideportivo, el Centro Vecinal y la Capilla. 
Según lo manifestado por uno de los vecinos, Juan Vargas, la decisión de cerrar el pasaje está perjudicando al polideportivo y a todo el sector porque en ese espacio se encuentran las llaves de paso del agua y la luz. 

El problema del cierre de las peatonales y pasajes en las Mil Viviendas no se reduce a este sector, un corto recorrido permite observar cómo particulares ampliaron sus viviendas ocupando los espacios públicos del barrio o construyendo canteros para evitar el paso. De acuerdo con lo que argumentaron algunos vecinos, "compraron” el espacio, otros aseguran que solo se trata de una medida para evitar que otros vecinos arrojen basura o el lugar sea paso de ladrones.

Lo cierto es que a lo angosto de los pasajes, la instalación de postes de telefonía, alumbrado público, televisión, ingresos para vehículos particulares agravan aún más la situación. 

Inicio
El barrio se comenzó a construir en 1978 en terrenos cedidos por el municipio de la Capital, y muchos de los vecinos viven hace más de 35 años. La mayoría de las voces reclaman por los espacios que fueron quitándose al barrio; el abandono de los que deberían ser espacios verdes y la falta de solidaridad entre los vecinos. 
Los problemas que se observan a simple vista son muchos y de vieja data en el barrio: la falta de higiene en la mayoría de los espacios y las construcciones sin ningún tipo de diseño ni previsión; la falta de aislamiento entre una y otra vivienda son un gran problema y cada familia trató de solucionarlo como pudo en todos estos años. 
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
lanzan el plan mi bano

Te Puede Interesar