lunes 19 de febrero de 2024
Así lo expresaban informes e investigaciones que realizó en el terreno la universidad nacional de catamarca

Los riesgos en Antapoca se conocen desde hace más de diez años

Las familias viven de la cría de cabritos, que podrían beber agua con cierta contaminación por la cercanía de la planta cloacal.

Por Redacción El Ancasti

Una investigación que se desarrolló desde la Universidad Nacional de Catamarca alertó, ya hace cerca de una década, los riesgos que podrían tener los pobladores de la localidad de Antapoca, en el departamento Valle Viejo, por la cercanía que el poblado tiene con los piletones de la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales del departamento Capital.

Estos informes e investigaciones fueron hechos con posterioridad al informe que señaló días atrás el investigador Herminio Elio Navarro, quien aseguró que en el año 2002 el ex concejal Humberto Pinto advirtió los problemas a los que se enfrentaban los pobladores por la ubicación de la planta de tratamiento.

Ayer, este diario recorrió las inmediaciones de las piletones y se encontró con que ya está listo un predio lindero para comenzar los trabajos para las nuevas instalaciones que quiere construir el municipio de Valle Viejo, para hacer allí su propia planta de procesamiento de líquidos cloacales.

Este lugar está a menor distancia que los piletones de la Capital, y por lo tanto, podrían acarrear mayores riesgos para los pobladores de Antapoca.

Las primeras casas de la localidad, como así también la escuela primaria, están a menos de 5 kilómetros de la Planta de Tratamientos capitalina, y por lo tanto, las instalaciones que pretende hacer la comuna de Valle Viejo los acercarán aún más a los riesgos sanitarios.

El estudio que citó Navarro, como lo publicó en exclusiva este diario, señala que solo si se consideran 150.000 de los 200.000 habitantes del gran Catamarca (Capital, Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú) se producen alrededor de 75.000 kilogramos de materia fecal por día, 75.000 litros de orina y un promedio además de 350 litros de aguas servidas por habitante.





Amenaza de contaminación


Además de los informes que realizó Elio Navarro sobre los problemas que podrían enfrentar los pobladores de Antapoca, también integrantes de la Facultad de Ciencias Agrarias elaboraron investigaciones de campo respecto del impacto que podrían tener no solo los habitantes de la localidad, sino también los animales que crían, en particular, cabritos.

Contar con pequeñas majadas no constituye, en sí, un sustento económico pero sí conforma una ayuda para las familias de la zona. En dos investigaciones que El Ancasti pudo conocer respecto de las cuencas hídricas que atraviesan el departamento Valle Viejo, entre ellas la del río Santa Cruz, se pueden apreciar las advertencias que realizan los investigadores respecto a la ubicación de las plantas de tratamiento de líquidos cloacales, que prácticamente están emplazadas sobre el curso del último río.

La posibilidad de que el líquido de las piletas contamine o llegue hasta las napas donde se acumula el agua de pozo que luego se utiliza para la población, es el riesgo más repetido en estos informes.

Pero aún así, esta amenaza de la posibilidad de la contaminación no fue tenida en cuenta, ni oída por los funcionarios.

 


Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
continuan las actividades turisticas de verano en la ciudad

Te Puede Interesar