en plena era informática, recursos humanos del ministerio de educación funciona como en la edad de piedra

Los docentes se resignan a esperar varios meses para cobrar

Desde el interior provincial, los maestros y profesores se turnan para viajar para seguir el derrotero de su expediente.
miércoles, 26 de noviembre de 2014 · 04:03
En la fila, 10 docentes esperan. Detrás de una computadora, un empleado atiende en uno de los 4 boxes habilitados para la atención al público en la Dirección de Recursos Humanos del Ministerio de Educación, que funciona en el Pabellón 10 del CAPE.

Es uno solo para la fila que hay en el mediodía del martes, un día "tranquilo", según admiten los empleados acostumbrados a ver más de 30 docentes aguardando para llevarse algún dato sobre el trámite de su expediente. No es para menos: según la rapidez con que se resuelva el alta del docente, será el tiempo en el que comenzará a cobrar sus haberes.

"Yo hice una suplencia, pero como empezó y terminó, y no seguí en la suplencia, nunca la pude cobrar. Fue en 2012, eran pocas horas, pero fue mi trabajo y mi tiempo, por lo tanto, nadie tiene derecho de retenerme ese dinero", resopló un profesor de filosofía del nivel secundario de una escuela privada con subvención estatal.

A su lado, una joven oriunda de La Paz, que enseña en una escuela pública en un grado de la primaria, pide por mensajes de texto que sus colegas de la escuela le envíen los números de expediente para averiguar.

"Nosotros tenemos que ser solidarios, porque cada vez que uno viaja tiene que preguntar por el expediente de sus compañeros. Así hemos hecho desde que comenzamos a trabajar. Todavía no pudimos cobrar ni el sueldo ni la deuda por los meses anteriores. En mi caso, ya son varios meses, más de 5. Pero conozco compañeros que hace más tiempo", expresó la joven maestra.

Sin embargo, no deja de admitir algo: "Hay algunas cosas que cambiaron, pero se sigue demorando todo. No sé si la culpa es de los directores, o de ellos (por la Dirección de Recursos Humanos), pero el docente nunca cobra a tiempo", expresó.

Otro docente, de Valle Viejo y sin pelos en la lengua, fue lapidario con la actitud de los funcionarios del área.
"Acá hay mucha gente que te atiende como si te hiciera un favor, el favor de hacerte el trámite, el favor de sacarte el expediente. Si ellos cobran por eso, o se la pasan hablando de los partidos de Boca, de River, comprando CD's. Yo quiero que me paguen porque trabajo, no soy ñoqui", alegó el profesor.

Aún así, admiten que cuando los nombran, saben que tendrán que esperar, que el trámite es extenso, pero que en algún momento llega.

"Es que a veces se tiene la esperanza de que el tiempo se acorte. Y uno comienza a perder la paciencia y dice basta", remarcó otra docente que aguardaba en la fila.

Hasta la fecha, la implementación del programa "Felipe Varela", que implica el cambio del Sistema de Administración de Gestión en Educación (SAGE), enviado por la Nación, no impactó en mejoras o agilidad para el trámite de las altas de los docentes. Que igual tendrán que seguir esperando, tolerando meses y meses hasta lograr cobrar el salario por su trabajo.
 
Tecnología escasa y pobre
 
La secretaria general del sindicato no docente de Catamarca, Zully Díaz, ya lo dijo claramente: no se puede trabajar en un área que depende de la tecnología y la rapidez con máquinas que tienen más de 10 años.

Este diario pudo corroborar esta situación. Hay máquinas, según aseguraron los propios empleados, que están desde hace mucho tiempo y ya no resisten ni las reparaciones periódicas ni los cambios de piezas: las tienen que reemplazar sí o sí.

Los programas también son antiguos y varios de ellos ni siquiera tienen actualizaciones compatibles con las plataformas actuales.

En rigor, la aplicación del Sistema Administrativo de Gestión en Educación (SAGE), que aquí recibió el nombre de Felipe Varela por el proyecto de aplicación, no tiene posibilidades de aplicación concreta si no se realiza una inversión en el equipamiento y las conexiones con los servidores centrales de administración del sistema.

Por ahora, Recursos Humanos de Educación funciona como si estuviera en la Edad de Piedra, con demandas y un flujo de información que la supera y excede su capacidad de procesamiento.
 
PASOS
 
 De acuerdo con una estimación que hicieron los docentes, cada expediente debe completar por lo menos 10 pasos diferentes dentro de Recursos Humanos, para que se reciba el alta y poder cobrar el sueldo.
 
CLAVES
 
 El área de Recursos Humanos de Educación fue siempre un punto de sumo conflicto y tirantez entre los docentes y empleados del área.

 Esta misma gestión gubernamental ya enfrentó dos severos problemas en la misma área. En ambos casos, los enfrentamientos entre los funcionarios y los empleados fueron los desencadenantes.

 La primera fue durante la gestión como ministra de María Julia Acosta, quien designó en el área al contador Antonio Marcucci, y que tuvo como subsecretario de Gestión Administrativa a su hijo, Facundo Ahumada.

 Marcucci fue severamente cuestionado por el sindicato no docente, al punto que recibió acusaciones de hacer "amiguismo" dentro del área y señalar que había docentes que cobraban más rápido si pagaban "una coima" por acelerar el proceso.

 Y la propia Acosta se tuvo que retractar, en noviembre de 2012, de unas declaraciones que realizó en Radio Ancasti, en las que tildó al sistema administrativo por el que deben pasar los docentes como "diabólico". La ministra negó tales dichos, e incluso aseguró que nunca dialogó con ningún medio de comunicación.

Otras Noticias