jueves 26 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Aguardan definiciones por el aumento del boleto urbano

El Subsecretario de Servicios Públicos admitió que aún no se sabe si será factible que se continúe subsidiando el precio del boleto.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de julio de 2008 - 00:00
Luego de que trascendiera la posibilidad de que el precio del boleto urbano deje de ser subsidiado en un porcentaje por la Provincia y pase a costar $1,50, ayer por la tarde se anunció una reunión de la que participaría el Ministro de Hacienda y Finanzas, Mamerto Acuña, para decidir si el Gobierno se encuentra en condiciones o no de seguir aportando el subsidio.

Aunque no trascendieron los resultados del encuentro, el subsecretario de Servicios Públicos de la provincia, Rafael Assante, admitió que no se sabe si será factible continuar subsidiando. De ser negativa la respuesta, el precio de $1,50 recaería directamente sobre el usuario y hasta se adelantó que podría haber nuevas subas.

La deuda que mantiene la Provincia con los empresarios del transporte urbano de pasajeros, desde marzo de este año, volvió a ser el foco del reclamo de los empresarios, cuando trascendió la posibilidad de que el boleto deje de subsidiarse.

En enero de 2008, cuando se debatía otra suba del boleto, el director de Transporte, Carlos Regalado, y el Subsecretario de Servicios Públicos habían admitido que no se sabía cómo abonar una deuda acumulada de 6 meses por un monto aproximado de 1.200.000 pesos, que debía el gobierno a los empresarios en concepto de los 0,15 centavos del precio del boleto que debía subsidiar durante 2007.

Sin embargo, luego de varias jornadas de diálogo y la promesa de saldar lo que se debía, se pactó subir el precio a $1,50 y subsidiar 0,20 centavos por cada boleto, con el objetivo de que el aumento no recayera directamente sobre el usuario.

Repitiendo lo sucedido el año anterior, volvió a generase una nueva deuda, que se convirtió en objeto de reclamo la semana pasada, cuando los empresarios enviaron solicitudes pidiendo explicaciones por el retraso.

Hablamos con la mayoría de los transportistas, y ellos ya hicieron un pedido respecto de una deuda real existente contra el Estado provincial por el subsidio, informó Regalado.

Ante el fracaso en la promesa del pago y la posibilidad de que deje directamente de subsidiarse el precio del boleto urbano, el usuario deberá directamente pagar $1,50, abriendo la posibilidad de que existan nuevas subas.

En opinión del director de Transporte, la definición no debería darse de manera anticipada, ya que hay una instancia que es la del costo y ver si la gente puede pagar, porque no es cuestión de establecer tarifas por costos directos sin saber si el usuario va a poder pagar el boleto del transporte, dijo.

Por su parte, Assante no quiso anticiparse al resultado de la reunión y se limitó a explicar la necesidad de posicionarse hacia delante y no hablar de deudas, admitiendo además que aún resta saber si será factible que el Estado continúe subsidiando.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar