martes 25 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La mosca blanca, de nuevo en Tinogasta

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de septiembre de 2006 - 00:00
TINOGASTA - Al igual que el año pasado y en forma coincidente con la aparición de los primeros brotes en las plantas, se instaló nuevamente en esta ciudad la mosca blanca, una plaga que invade toda la región noroeste de las provincias de La Rioja y Catamarca y que daña principalmente las cosechas de vid y olivo.

Productores del sur de este departamento hace días ya anticiparon la presencia de estos insectos, que recorren grandes distancias y que desde hace unos tres años dañan las plantas en esta zona.

En esta ciudad recién se la observó las últimas semanas y desde el INTA se brindó una serie de recomendaciones, en especial para el sector productivo que fue capacitado a través de charlas técnicas que se dieron en conjunto con organismos provinciales que se ocupan de la producción.

El jefe del Instituto Agropecuario Nacional, Jorge Casas, explicó que "la mosca blanca causa daño justo en el momento del cuaje, por lo que el fruto ya nace deformado. Es decir que cuando se quiere vender la aceituna para conserva vale menos, o no la reciben porque el fruto tiene forma de pera, por lo que sólo se la podría destinar para la elaboración de aceite”. Es decir que la mosca blanca fundamentalmente “compromete la fotosíntesis, que es el trabajo de la hoja, y repercute en la productividad del olivar, en consecuencia da menos cantidad en la cosecha", enfatizó el técnico.

Agregó que "la plaga generalmente se aloja en la parte inferior de la hoja y al eclosionar los huevos salen las ninfas, que son una pequeñas larvas; es ese momento el indicado para hacer el tratamiento", recomendó Casas.

Tal como se aconsejó en charlas que se dieron en Copacabana, Tinogasta, Villa San Roque y el Salado en la primera mitad del año, aquellos productores que han podado sus plantas podrán hacer la aplicación de fungicida sin mayores complicaciones.

"Si el productor tiene olivos que hace 20 ó 30 años no los poda, es prácticamente imposible, por más calidad del producto o máquina pulverizadora que se utilice, poder llegar a controlar el efecto de las plagas. Esto significa que una vez que se sacaron las ramas secas, se podó y se hizo raleo de las ramas que se cruzan y se actuó con todos los criterios que exige la poda, se podrá aplicar el azufre, que es un producto que no contamina el ambiente. La aplicación se hace a la mañana temprano diluyendo 1/2 kilo de azufre micronizado en 100 litros de agua" aconsejó el responsable del INTA.

Además de los inconvenientes en las plantaciones, la mosca blanca afecta en la ruta la visibilidad y a los habitantes en su labor cotidiana, causando las molestias propias, sobre todo a los que circulan en motos y bicicletas.

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar